Próx Evento:

  • 00 DIAS
  • 00 HR
  • 00 MIN
  • 00 SEG
+

Discipulado

discipulado

Todo empieza haciendo lo mismo que Cristo hizo; Él testificó del padre, ahora nosotros testificamos de Cristo. “Y serán mis testigos” (Hechos 1:18). ¿Y qué es un testigo? Un testigo es alguien que da testimonio. Ahora, ¿qué es el testimonio? El testimonio se define como:

  1. Declaración en que se afirma o se asegura alguna cosa.
  2. Prueba, justificación y comprobación de la certeza o existencia de una cosa.

Así que un testigo comunica experiencia de vida, por eso esta comprometido con lo que comunica o testifica, por eso podemos leer en:

lo que hemos visto y oído lo anunciamos también a vosotros, para que vosotros también tengáis comunión con nosotros. Y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo Jesucristo (1 Juan 1:3)

Nadie tiene comunión sino permanece y el que permanece es discípulo (Juan 8:13).

Necesitamos tener experiencia de vida con Cristo, cotidianamente, por eso hemos puesto el material llamado “La vida fructífera” también conocida como “El Árbol”, para proveerles maneras de cómo tener una experiencia duradera, y continua…

nos venga tiempos de refrigerio de la presencia de Yahveh (Hch 3:19)

En Iglesia El Olivo cada uno de nosotros debe procurar estar sembrado junto a corrientes de agua viva, por lo que este material le ayudara a lograrlo. Además, cada uno también ser formado como discípulo, así que el proceso de integración de todos los miembros al proceso de formación de discipulado, empieza con hombres y mujeres fieles que:

  1. Han adoptado como objetivo de su vida el mismo objetivo que Dios tiene en las Escrituras.
  2. Están dispuestos a pagar cualquier precio para cumplir la voluntad de Dios.
  3. Tienen amor y permanece en la palabra de Dios
  4. Tienen un corazón servicial
  5. No ponen su confianza en la carne
  6. No tienen un espíritu independiente
  7. Tienen amor por la gente
  8. No permite ser estampado en un espíritu de resentimiento

En junio del 2011, se iniciaron los discipulados con una primera generación que formará una base para incorporar a las siguientes generaciones. Así tendrán, de manera paulatina, todos en la iglesia un líder que vele por su crecimiento personal y espiritual.

Así  todos siendo testigos/discípulos, podremos enseñar y predicar, primeramente en nuestra casa y hasta el fin del mundo.