Próx Evento:

  • 00 DIAS
  • 00 HR
  • 00 MIN
  • 00 SEG
+

El Evangelio

evangelio

Ahora, hermanos, quiero recordarles el evangelio que les prediqué, el mismo que recibieron y en el cual se mantienen firmes. Mediante este evangelio son salvos, si se aferran a la palabra que les prediqué. De otro modo, habrán creído en vano. Porque ante todo les transmití a ustedes lo que yo mismo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras, que fue sepultado, que resucitó al tercer día según las Escrituras… (1 Corintios 15:1-4)

¿Qué es el Evangelio?

La palabra evangelio quiere decir “buenas nuevas”. El mensaje central de la Biblia es el evangelio, o buenas nuevas, sobre la obra y la persona de Jesucristo. En 1 Corintios 15:1-4, Pablo provee una síntesis del evangelio: Jesus es también Dios, o Cristo, y murió en una cruz en nuestro lugar, pagando el precio por nuestros pecados; tres días después Él resucitó para conquistar al pecado y la muerte, y dar el regalo de la salvación y vida eterna, a todo aquel que en Él crea.

El gran reformador Martin Lutero dijo correctamente que, como pecadores, existen dos maneras de seguir una relación con Dios (contradictorias entre sí). La primera es religión/espiritualidad y la segunda es el evangelio.

  • La religión me dice que si obedezco a Dios, Él me va a amar. El evangelio me dice que gracias a que Dios me amó por medio de Jesus es que ahora puedo obedecerlo.
  • La religión me dice que el mundo está lleno de gente buena y gente mala. El evangelio me dice que el mundo está lleno de gente mala, de los cuales unos se arrepienten y otros no.
  • La religión me dice que debo confiar en lo que hago como persona moral. El evangelio me dice que debo confiar en la vida perfecta y sin mancha de Jesus porque solamente Él es la única persona verdaderamente moral que existirá.
  • El objetivo de la religión es obtener de Dios cosas como: salud, prosperidad, entendimiento, poder y control. El objetivo del evangelio no es los regalos que Dios me da, sino que por medio de Su gracia puedo llegar a Dios.
  • La religión trata sobre lo que debo que cumplir. El evangelio trata sobre lo que puedo alcanzar.
  • La religión ve la prueba como un castigo de Dios. El evangelio ve la prueba como un proceso de santificación que me recuerda el sacrificio de Jesus por mí, y es utilizado por Dios, en amor, para hacerme más como Jesus.
  • La religión es sobre mí. El evangelio es sobre Jesus.
  • La religión me lleva a una incertidumbre sobre mi posición delante de Dios, porque nunca sabré si he hecho suficiente para complacer a Dios. El evangelio me lleva a una certeza sobre mi posición delante de Dios, porque ya Jesus hizo el trabajo por mí en la cruz.
  • La religión termina en orgullo (porque me creo mejor que otros) o desilución (porque siempre voy fallar en cumplir los mandamientos de Dios). El evangelio termina en humildad y gozo porque el poder de Jesus obra en mí, por mí, para mí, a través de mí y algunas veces a pesar de mí.