Tres eventos que nos dicen quien es Jesús
0
370

Tres eventos que nos dicen quien es Jesús

Para nosotros como seres humanos es muy importante conocer nuestros orígenes, nuestras raíces, nuestra línea genealógica. La razón de este interés es porque de dónde venimos va a marcar mucho de quienes somos y de donde provienen nuestras acciones, es decir la forma en cómo nos comportamos.

Mateo entendía esto y por esta razón en su libro en el capítulo 1 desde el versículo 1 al 17 él explicó la genealogía de Jesús.

Para conocer quién es Jesús no basta solamente verlo; sino también conocer sus raíces y por esta razón Mateo nos dejó una introducción muy interesante que deberíamos de estudiar y apreciar. Es muy importante considerar estas introducciones en la palabra ya que la Biblia registra muchos eventos que no podemos entender en su totalidad sino vemos el panorama completo. Mateo empezó a ilustrar dentro del panorama total el plan de salvación de Dios, la razón por la cual Jesús vino en un determinado tiempo y de dónde Él venía.

Todas las profecías que se habían hablado del Mesías fueran cumplidas 2000 años antes y esto empezó con una palabra que Dios le dio a un hombre llamado Abraham, dicha palabra iba a venir al cumplimiento con el nacimiento de un rey que llegaría en un futuro para conquistar sobre la muerte, el pecado, el dolor.

Mateo 1:17 dice: “Así que hubo en total catorce generaciones desde Abraham hasta David, catorce desde David hasta la deportación a Babilonia, y catorce desde la deportación hasta el Cristo.”

Para Mateo era importante mencionar estas 14 generaciones en particular; ¿porqué?

Quizás alguna vez te has preguntado porque la biblia no habla sobre los dinosaurios o no registra un montón de temas que nos parecen importantes, sin embargo, en este punto es importante dejar algo claro: la Biblia no trata sobre nosotros; se trata sobre Dios; la biblia no es para resolver mis dudas, es para resolver Su propósito e ilustrarlo. El hecho de que la Biblia no mencione algo no quiere decir que sea algo relevante; lo importante es que la Biblia registra lo que para Dios es importante para el cumplimiento de Su plan.

Lo que Mateo quería ilustrar con estos personajes, eran las razones de cómo el cumplimiento del plan Redentor, del plan de salvación de Dios se daba, el cual debe ser visto y entendido sin separar el Nuevo Testamento del Antiguo Testamento

La Biblia es un libro funcional y cada una de sus partes está puesta allí por una razón. No podemos estudiar el Nuevo Testamento si no vemos primero que nos habla el Antiguo Testamento. De esta manera podemos comprender lo que Seños nos está hablando. Sin embargo, tampoco podemos nada más leer el Antiguo Testamento porque es como ver una película y no ver el final; no vamos a entender nada más es una película con una trama complicada.

Hay 3 eventos importantes de los cuales nos habla Mateo 1:17; tres eventos que marcan y nos llevan a dar respuesta a la pregunta: ¿quién es Jesús?

Evento número uno:  Jesús era descendiente de Abraham. Génesis 12:1-3 nos dice “Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.”

La revelación de Dios siempre es progresiva, lo que Él dice se va a cumplir en el tiempo que Él determine. El Señor iba a traer bendición a través de Abraham, este hombre iba a ser tan famoso, que aún hasta el día de hoy, 4000 años después seguimos hablando del él. El Señor le dio una promesa de bendición de la cual venimos incluidos usted y yo. Mateo 1:1 empieza diciendo “Libro de la genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham”.

 Evento número dos: hijo de David. Abraham tuvo un hijo. Dios sacó de la nada, de lo que era estéril toda una generación y empezó a hacer que la nación creciera cada vez más. Conforme iba pasando el tiempo la grandeza de Israel empezó crecer. En su momento, Dios les proveyó de un rey conforme a su corazón, el cual se llamaba David. En 2 Samuel 7:14-16, el Señor le estaba hablando a David sobre su hijo Salomón y le dice lo siguiente:

«Yo seré su padre, y él será mi hijo. Si peca, lo corregiré y lo disciplinaré con vara, como lo haría cualquier padre. Pero no le retiraré mi favor como lo retiré de Saúl, a quien quité de tu vista. Tu casa y tu reino continuarán para siempre delante de mí, y tu trono estará seguro para siempre»

El Señor le dio un pacto perpetuo a David y le dijo: “el Salvador vendrá de tus generaciones, va a venir un rey por siempre que pase lo que pase su reinado estará seguro por siempre”. En ese momento; el pueblo no tenía todas las respuestas, ni entendían muchas cosas; ellos esperaban a un rey que viniera en un poder político y lo liberara de un tiempo difícil.

Tenemos un tercer acontecimiento: Israel ya era una nación próspera que estaba en su apogeo, y se volvió una nación rebelde de corazón. El señor es un Padre que nos ama pero también es Señor y Juez Justo. Dios castigó a Israel y dividió su país en dos reinados: Israel en el norte y en el sur. Poco a poco Israel cayó en manos de los enemigos y fue conquistado y vivió en esclavitud por años y generaciones lejos de su tierra.

Muchas veces no somos diferentes a esa generación, no somos diferentes porque ellos tenían la palabra, los principios, se congregaban, pero decidieron confiar en su propia prudencia. Muchas veces por deleites temporales nos alejamos de Dios y de la iglesia. Si el Señor es nuestro Rey, cuando Él habla nosotros obedecemos.

Israel no le creyó al Señor y cayó juicio sobre ellos. Desde antes de convertirse en una gran nación, el Señor les había hablado juicio: “si ustedes hacen esto van a recibir bendición si ustedes van en contra de mi palabra vendrá el juicio”. Lo creas o no lo creas, lo compartas o no todo lo que Dios ha hablado se ha cumplido. Ahora usted y yo estamos en la silla de los inocentes porque Cristo ganó nuestro lugar en el juicio, porque Jesús compró nuestras vidas y sabemos que somos declarados inocentes por su sangre que fue derramada por nosotros.

Israel tenía canciones con las que adoraban a Dios, así como nosotros hoy podemos adorarlo, pero se desviaron de su propósito y dejaron de buscarlo. Y hoy en día muchas personas también se alejan del Señor por un placer temporal, por una persona, una situación, un trabajo, algo que les distrae y los saca del propósito del Señor.

Y muchas veces cuando todo parece ir bien y parece que todo se está cumpliendo, en un momento puede venir el caos, la crisis, la necesidad y ya no vamos a tener ganas de cantar, y vamos a querer estar en Su presencia, estar en Su paz, comer de Su mesa. Y el Espíritu santo estará hablando y trayéndonos de nuevo a su presencia. Y Dios traerá su promesa a pesar de nuestros errores, a pesar de nuestras fallas, eso se llama gracia.

Hay cinco casos individuales que registra la genealogía de Jesús. Entrando en contexto, los judíos varones oraban dando gracias por ser hombre y no mujer, por ser judío y no gentil.

Mateo hace un registro muy interesante y registra cinco mujeres en la genealogía de Jesús. Mateo no estaba ahí para escribir y quedar bien con la gente, sino para revelar el propósito más grande y para hablar de los propósitos de Dios.

Sin ningún orden particular la primera mujer que menciona se llamaba Rut, una mujer gentil una moabita quien era una mujer impresionante. En el momento que aparece esta mujer en la historia, es Israel cuando empezaba a ser nación tenía un conjunto de jueces. Ellos comenzaron a decir que querían tener un rey como las otras naciones y pidieron a Saúl y el Señor preparó un rey conforme a su corazón que se llamaba David, un pastor desconocido y el Señor lo empezó a preparar, pero antes de que Israel pidiera una nación, 4 generaciones antes nos encontramos el libro de Rut, una mujer que no era judía y no estaba llamada a ser parte de algo, y esta mujer es registrada porque se convertiría en la bisabuela de David. Antes de que Dios pidiera un rey, ya Dios estaba trabajando en la genealogía de David porque Dios tiene control de nuestra necesidad antes de que se la pidamos.

La segunda mujer es Tamar, quien se vistió de prostituta para poder tener relaciones con su suegro y tener hijos. Tuvo gemelos, y es marcada y registrada en la palabra de Dios.

Rahab, una mujer gentil quien tampoco era judía, y podemos leer la historia en la Biblia de cómo ayudó a unos hombres para que pudieran escapar y es marcada en la genealogía del Señor.

Betsabé, una mujer con la cual David cometió su gran pecado de mandar a matar a su esposo al final para poder quedarse con ella.

Y anteriormente podemos ver el montón de mujeres que la Biblia menciona. El Señor permite que un montón de personas sean registradas porque si usted y yo fuéramos los redactores del libro de Mateo, probablemente no tendríamos la historia distinta.

Cuando hablamos de nuestra familia pintamos lo bonito y escondemos todo lo negativo, pintamos lo que nos gusta que la gente se dé cuenta y escondemos los trapos sucios; pero los planes de Dios nunca son como nuestros planes y Dios nos enseña algo con esta genealogía, Dios trabaja con gente normal no con gente perfecta y sus propósitos no son los nuestros. La forma en cómo Dios actúa no es la misma forma que nosotros actuamos y el imperfecto cuando llega Cristo puede ser usado por Dios.

Estas mujeres fueron usadas por Dios, estaban en su plan para darnos su Salvador, al Rey de reyes y Señor de señores.

Como iglesia tenemos muchas cosas que aprender:

La historia y la genealogía de Jesús nos habla de personas que parece que no debieron estar pero estaban allí, nos habla de experiencias que no quisiéramos recordar pero ahí están registradas y la palabra de Dios nos habla de eventos que no planeamos que sucedieran pero nada está fuera del control de Dios.

En Cristo Jesús quizás muchos hemos vivido experiencias que no quisiéramos, muchos hemos perdido personas o cosas que queremos dejar en el pasado, pero tus experiencias en Cristo son usadas para testimonios de vida de perdón y de poder de la mano de Dios en vez de tus experiencias tristes.

La iglesia es el lugar donde las personas que tal vez en otro lado no deberían de estar vienen aquí y el que no debería estar allá aquí es recibido. En Cristo, donde hay rechazo encuentras aceptación, donde el mundo te sacó y te dijo que eras inútil en Él tienes un propósito. Y ese propósito no es trabajar, no es vivir por ti mismo, tu propósito es Cristo Jesús.

Compartir

Otros Sermones de Esta Serie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?