Devocional: Oraciones icónicas – Día #9

Escrito por:

Combinando esfuerzo y oración

Plan devocional Día 9 de 10

“¡Oh Señor, te suplico que oigas mi oración! Escucha las oraciones de aquellos quienes nos deleitamos en darte honra. Te suplico que hoy me concedas éxito y hagas que el rey me dé su favor. Pon en su corazón el deseo de ser bondadoso conmigo. Nehemías 1:11 NTV

Todos tenemos sueños y proyecto. Como creyentes, me imagino que todos oramos por esos sueños y proyectos para que sean respaldados por Dios (claro, si están conforme a su Voluntad).

Nehemías era un hombre de Dios con un proyecto importantísimo, reedificar los muros caídos de Jerusalén. Él estaba muy dolido por lo sucedido y tenía días orando por este proyecto. Nehemías levantó una poderosa oración y cierra cuando le pide a Dios su favor ya que pronto hablaría con el rey de Persia sobre el asunto (él necesitaba el permiso del rey para poder ir). Nehemías iba a hacer algo sobre el lamentable estado de los muros y de su pueblo en Jerusalén, y él comprende que, sin la intervención de Dios, no puede hacer nada.

Una de las frases que Nehemías usa es “te suplico que me concedas éxito”. Esta es una oración de un hombre de acción, no un crítico sentado en la banca. Nehemías no ora diciendo «Dios, haz que todo sea mejor» o «Dios, haz que alguien atienda este tema». En cambio, su oración es «Dios, úsame para hacerlo». Nehemías no esperó que otro hiciera lo que a él le tocaba, decidió que él sería el que lo haría.

Muchas veces he escuchado personas pidiendo en oración que se les perdonen deudas que ellos adquirieron por una mala administración (mayordomía), personas que esperan prosperidad económica sin estudiar o esforzarse en su trabajo, o que desean posiciones de jefaturas o ser grandes empresarios sin haber trabajado duro por años. ¡Así no funciona! Oremos sabiendo que necesitamos el respaldo y favor de Dios, pero que también ocupamos esforzarnos, trabajar duro y hacer que las cosas sucedan.

“Los perezosos ambicionan mucho y obtienen poco, pero los que trabajan con esmero prosperarán. Proverbios 13:4 NTV

Oremos:

Señor, gracias primero por nuestros trabajos, proyectos y familias. Oramos hoy por todos esos proyectos y deseos que nacen en tu corazón, necesitamos tu respaldo pero también queremos ser ejemplo de personas esforzadas y trabajadoras. Gracias una vez más por tu fidelidad. En el nombre de Jesús. Amén

Derek Berdugo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *