El Reino de Dios y su Justicia

Escrito por:

por Daniel Berdugo, basado en el libro: “En Búsqueda de la Justicia” del Apóstol Gustavo Lara

En los últimos tiempos el nivel de revelación y entendimiento debe crecer para la restauración de todas las cosas. Este entendimiento es progresivo y no instantáneo.

No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos?

Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas. -Mateo 6:31-33

¿Qué es lo que todo hombre o mujer busca? ¿Qué es lo que realmente debemos buscar?

En Mateo 6:32-33 Jesús nos enseña que hay dos tipos de personas, los primeros los gentiles que buscan todo en relación con su propia satisfacción de sus necesidades en la vida sin tener en cuenta a Dios. Por otro lado se encuentran los ciudadanos del Reino de Dios e hijos del Padre.

No es que esté mal buscar suplir las propias necesidades, pero es una búsqueda insuficiente cuando esta se vuelve la razón principal y prioridad de nuestras vidas. “¿Qué comeremos, qué beberemos, qué vestiremos?” Le preguntaban a Jesús.

El otro tipo de personas son las que buscan otras cosas, “Buscad primeramente el Reino de Dios y su Justicia”. Mientras unos continuaran viviendo detrás de sus necesidades sin entender el verdadero origen de su búsqueda, propósito existencial, destino, etc. Existen personas apasionadas en buscar el Reino de Dios y su Justicia.

En Síntesis, ¿Qué vamos a buscar?

  • Entender lo que significa el Reino de Dios y su Justicia.
  • Todos a lo largo de nuestra vida buscamos algo, ya que es innata la necesidad de recuperar lo que hemos perdido.
  • Lo importante es saber en búsqueda de que invertiremos toda nuestra vida.

Una vez que sabemos que el Padre se encargara de suplir nuestras necesidades, no desaprovechemos la vida detrás de búsquedas vanas, vamos en búsqueda del Reino de Dios y su Justicia.

La Pregunta es:

 ¿Realmente entendemos lo que es el Reino y su Justicia?

Al entender esto nos daremos cuenta que al trascurrir el tiempo se ha corrompido el concepto y pensamiento de lo que verdaderamente significa Justicia.

Hoy en día en todos los continentes, en todos los países, ciudades y casas, la gente clama por Justicia. Esto es un llamado de atención a los gobernantes por una intervención de Justicia.

A raíz de esto surgen muchas preguntas sobre lo que en nuestro entendimiento llegaremos a comprender de lo que es la Justicia de Dios.

¿Por qué lo primero en el Reino de Dios es la Justicia?

 Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo. – Romanos 14:17

La palabra no dice que el Reino es de justicia, sino que el Reino ES Justicia.  Lo primero es la Justicia y sin Justicia no hay paz y sin paz no hay gozo. Pero…

¿Por qué primeramente en el Reino de Dios entra lo que es la Justicia?

 Oh hombre, el que te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehova de ti. Solamente hacer justicia, amar misericordia, y humillarte ante tu Dios. – Miqueas 6:8

De nuevo en primero la Justicia, en este caso la práctica de la Justicia y luego amar y sin amarlo primero nadie se puede humillar ante Dios.

¿Por qué Dios solicita en primer lugar hacer Justicia?

  Y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. – Efesios 4:24

¿Por qué lo primero que El crea en el nuevo hombre es su Justicia?

Lo primero que Dios creó, dentro de nosotros cuando recibimos a Cristo y nuevas criaturas somos, fue su Justicia. El nos creó en un contexto de Justicia, el Suyo, pero también creó una nueva naturaleza de Justicia dentro de nosotros. Y yo creo que al igual que la fe, el la puso allí para que nadie se glorié.

¿Por qué el Señor hace énfasis en buscar su Justicia(Mateo 6:33) y no otro atributo de su carácter cuando habla de su Reino?

El pudo decir: “buscad el reino y su amor”, “buscad el reino y su verdad”, “buscad el reino y su santidad”, “buscad el reino y bondad”, “buscad el reino y su fidelidad”, pero no lo hace, sino que asocia su Reino con su Justicia.

Hoy en día acá en el Olivo como en muchos otros lugares hemos tenido manifestaciones genuinas del Reino y hemos visto señales del Reino, pero después de un tiempo todo parece que vuelve a como era antes. Sé que muchos viven en fracaso, frustración y derrota, por eso es tan importante que este aquí hoy escuchando esta palabra.

¿Por qué? ¿Qué pasaba?

“Venga tu Reino” Sabemos invitarlo y El viene porque responde a nuestra invitación. El viene cuando nos humillamos delante de su presencia, pero hay algo más que nos falta. Analicemos lo que enseña Proverbios:

  Abominación es a los reyes hacer impiedad, porque con justicia será afirmado/establecido el trono. – Proverbios 16:12

Afirmar y establecer son sinónimos, y vemos aquí que el trono, el reino, el gobierno, el señorío de nuestro Jesús viene por la práctica de la Justicia y nos dimos cuenta que nuestro problema no esta en invitar sino que la clave esta en lo que viene después.

¿Que pasó en Samaria? (Juan 4 y Hechos 8)

Jesús se encuentra con la mujer samaritana y por medio de ella hay sanidad, salvación, liberación territorial. Pero luego algunos años después, Felipe vuelve haciendo una manifestación de poder porque quien operaba y dirigía Samaria era un mago que se hacía pasar por gran hombre de “poder”.

Entonces la pregunta es que paso en Samaria después de que Jesús ministró. Evidentemente el problema no fue de conquista ni de evangelización. El problema fue de establecimiento del Reino.

Es muy valioso entender que podemos conquistar, traer, manifestar pero sino logramos establecer lo vamos a perder todo.

El trono se afirma, se establece, se arraiga, se perpetua, tiene continuidad a través de la práctica de la Justicia. FUIMOS LLAMADOS A PRACTICAR LA JUSTICIA.

Esta comunidad celestial o Reino, de la cual Jesucristo es Rey y que podemos notar a lo largo de toda la Biblia, es una comunidad de paz, de armonía, se vive en perfecto orden porque el que gobierna es El.

La Biblia nos declara desde Génesis 1:2 que desde el momento en que las tinieblas tocaron la tierra, entró la vaciedad, confusión, dolor, desorden. Todo esto es el resultado de la obra de las tinieblas, pero el resultado de las obras de Dios es Justicia, Paz, Gozo en el Espíritu Santo.

NO DETENGAMOS MAS EL ESTABLECIMIENTO DEL TRONO DE DIOS Y SU GOBIERNO…

Rociad, cielos, de arriba, y nubes destilen la justicia; ábrase la tierra, y prodúzcanse la salvación y la justicia; háganse brotar juntamente. Yo Jehová lo he creado. – Isaías 45:8

Aquí el Señor hablaba sobre lo que vendría en Justicia del cielo, nuestro Señor Jesús, y al tocar la tierra brotaría la salvación y la Justicia en la práctica(manifestación de la Justicia de Dios).

¿Cómo se funda el Reino de Dios tanto en el cielo como en la tierra?

Lo hace a través de la Justicia.

¿Justicia como fundamento del Reino de DIOS?

En el libro de los Salmos, toda la revelación que David va teniendo es acerca un Rey de Justicia, un trono de Justicia, asentado sobre un cimiento de Justicia, que tiene un cetro de Justicia y vestido con vestiduras de Justicia. Revelación de un Dios cuya esencia, sobre todas las cosas, es Justicia.

Quiero citar otro libro, “El Modelo De Transformación Social Del Antiguo Testamento” de Landa Cope, Fundadora de la Facultad de Comunicación de la Universidad de las Naciones de JUCUM a nivel mundial. Ella hace un estudio excepcional sobre las naciones y lugares donde existen mayor cantidad de evangélico o cristianos. Dos de los ejemplos más tristes son África y Dallas, donde la población asciende al 80%.

África sufre de los problemas tan severos que todos conocemos: SIDA, asesinatos, violaciones, hambre, miseria, pestes, a niveles inimaginables para nosotros. Por otro lado Dallas tiene índices de divorcios, agresión domestica, crímenes de odio, etc, altísimos.

¿Por qué sucede esto?

¿Acaso Cristo no llegó a ellos? Claro que si llego con salvación y manifestación, pero lo que ha faltado fue la revelación de la manifestación de la palabra de Justicia(Hebreos 5:13-14) y su práctica.

ES TIEMPO DE LEVANTARNOS COMO SIERVOS DE  JUSTICIA.

¿Qué significa? ¿Qué representa? Cuál es la ideal del término “Justicia de Dios”?

Existen tres palabras en hebreo para Justicia: Sedeq, Mishpat y Sedaqah. La palabra Justicia recorre tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento de la Biblia.

No vamos a hablar de la palabra Justicia en su sentido occidental, porque en este sentido solo representa “darle a cada uno lo suyo” o “darle a cada uno conforme a su derecho”. Pero en la Biblia Justicia no solo esta cimentada en los derechos sino también en obligaciones.

“El darle a cada uno conforme a su derecho”, no esta mal solamente que esta definición esta incompleta.  Porque en verdad Justicia es equidad entre lo que representaría los derechos de una persona, pero también sus obligaciones.

Cuando miramos todas la relaciones bíblicas, todos los tipos de relaciones que existen entre los seres humanos(filiales, conyugales, sociales, laborales, congregacionales, profesionales) descubrimos que, según la Biblia, todas están basadas sobre un principio de Justicia en derechos y obligaciones.

Por ejemplo cuando la Biblia habla acerca de que el hombre ame a su mujer, ¿Cuál es el derecho de la mujer? Ser amada. ¿Cuál es la obligación del marido? Amarla. De igual manera cuando la palabra habla acerca de que la mujer respete a su marido, nos damos cuenta que el derecho del hombre es ser respetado y la obligación de la mujer es respetarlo.

Toda relación ha sido basada en derechos y obligaciones.

Cuando hablamos de las relaciones filiales entre padres e hijos también podemos apreciar que la Biblia dice exactamente lo mismo; a los hijos: “obedeced a vuestros padres” y a los padres les dice: “no hagáis enojar a vuestros hijos”.

Entonces por un lado miramos como el derecho de un padre es ser obedecido por su hijo. ¿Cuál es la obligación del hijo? Obedecerlo. Por el otro lado el derecho del hijo es no ser llevado al enojo o provocado a la ira. Y la obligación de un padre es cuidar que su hijo no se pierda en un estado de ira o de enojo.

Si a esta verdad le quitamos la esencia del amor, entonces el derecho se vuelve un reclamo o búsqueda egoísta y la obligación se torna una tortura, una pesada carga. Por cuanto la esencia de la práctica de la Justicia es el amor, cumplir con el derecho del otro es un placer y desarrollar nuestra obligación también debe ser un placer.

La Justicia SEDEQ: Significa amor constante, ésta es la esencia de la palabra justicia. “La expresión suprema de lo que es justo y correcto en la comunidad”.

Ahora bien si vamos a Mateo 22:15-21, podemos observar como los fariseos tratan de engañar a Jesús por medio de halagos para que el negara su obligación social de pagar impuestos y así tener una causa por la cual denunciarlo ante las autoridades. Pero Jesús entendía sus obligaciones sociales, aunque el tuviera toda la potestad y autoridad espiritual para no pagar impuestos.

Al igual que en estos ejemplos y en todas las relaciones bíblicas tenemos derechos y obligaciones. Esto es igual en nuestra relación con Dios, debemos basarla en Justicia.

Y uno de ellos, intérprete de la ley, preguntó por tentarle, diciendo: Maestro, ¿cuál es el gran mandamiento en la ley? Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas. – Mateo 22:35-40 

Dios tiene el derecho de ser amado ¿Qué es de Dios? TODO NUESTRO AMOR, El tiene el derecho de recibir todo nuestro amor, tiene el derecho a ser amado con toda nuestra mente, con todo nuestro corazón, toda nuestra fuerza y alma, con toda nuestra vida. Ese derecho de Dios se transforma en nuestra OBLIGACIÓN.

¿Cuál es derecho de Dios? Ser amado ¿Cuál es el derecho de la personas que nos rodean? La misma palabra nos dijo hace un momento, ser amadas de la manera en que amamos a Dios.

Mateo 25:31-46 – Juicio de las naciones

“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,  y serán reunidas delante de él todas las naciones; y apartará los unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas de los cabritos. Y pondrá las ovejas a su derecha, y los cabritos a su izquierda. Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti?

Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la cárcel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis. E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.”

¿Quien ha sido bendecido por alguno de mis compañeros de Presbiterio?, ¿Quien ha sido llevado a su casa alguna vez? ¿A quién se le ha dado tiempo para ministración, consejería, escuchar sus problemas? ¿A quién se le ha dado dinero, sin esperar nada a cambio? ¿Quién ha estado hambriento y se le ha dado de comer? ¿A quién se le ha dado de vestir? ¿De beber? Muchos forasteros hemos tenido y se les ha recogido. Ustedes compañeros de ministerio, hoy les quiero decir que han sido aprobados en Justicia y hasta el día de sus muertes mantengan esta forma de ser porque el Señor se ha agradado de ustedes.

Ahora levanten su mano de nuevo los que en alguna oportunidad han sido bendecidos por estos hermanos, te pregunto: ¿Has llevado alguna vez a alguno de nosotros a su casa? No tengo carro, esa no fue la pregunta ¿Porqué no cumples con tu obligación con nosotros en ninguna de estas áreas?

Hoy quiero que sepas que no queremos que cumplas con nosotros sino que cumplas con tu OBLIGACIÓN con tus hermanos más pequeños: “De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.”

El castigo es severo para los que no cumplen con sus obligaciones de Reino.

En los discipulados, el discipulador tiene la Obligación de discipular a sus discípulos, entonces el derecho del discípulo es el de ser discipulado. Por otra parte, ¿Cuál la obligación del discípulo? Discipular a otros, no al discipulador porque él ya fue discipulado y su derecho fue cumplido.

Ahora bien quiero terminar contándole sobre uno de nuestros derechos en Dios, del cual se fundamentan los demás, el derecho de ser amados por EL ,

“Nosotros le amamos a El, porque El nos amó primero.” Al igual que en el caso del discipulador y el discípulo, el ya ha cumplido con nuestro derecho, cumplamos con nuestra OBLIGACIÓN, ya que si no lo haces no puedes decir que lo amas, no puedes llamarte Justo o practicante de la Justicia, y no eres un ciudadano del Reino. De igual manera funciona con los diezmos, no puedes darle a Dios lo que le perteneces, entonces El no puede cumplir con tu necesidad ya que el es Justicia y no puede hacer una excepción por usted – 1 Juan 4:19 

Recursos Multimedia:

[thaudio href=’https://iglesiaelolivo.com/wp-content/uploads/2013/09/El-Reino-de-Dios-y-su-Justicia-Parte-1.mp3′]El Reino de Dios y su Justicia Parte 1[/thaudio] Descargar

[thaudio href=’https://iglesiaelolivo.com/wp-content/uploads/2013/09/El-Reino-de-Dios-y-su-Justicia-Parte-2.mp3′]El Reino de Dios y su Justicia Parte 2[/thaudio] Descargar


Recommended Posts

Comentarios

  1. Excelente!! Hermano me podría decir como conseguir o donde comprar el Libro «En Búsqueda de la Justicia” del Apóstol Gustavo Lara.

    Muchas Gracias!

  2. Donde se puede conceguir el libro?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?