0
1459

Audio: Dejando un Legado

Dios tenía tiempo ya de hablarme sobre el legado, desde que Vale (mi esposa) y yo íbamos de luna de miel, Dios me hablaba y me hablaba de muchas cosas sobre este tema… Y yo apuntaba en muchos lugares en la computadora, en el celular, en hojas sueltas, en cuadernos, tenía mucho estrés de no absorber toda esta información y después de poder hacer una síntesis adecuada para transmitir el mensaje.
Un Dios de legado
Dios cree en el legado, Él siempre respalda el legado de sus siervos.
Hace ya dos semanas Doña Elvia nos predicó sobre el matrimonio y la voluntad de Dios en el y mencionó el tema del legado. Como Dios preparó a Rebecca para ser madre de naciones, su gran legado.
Y así como Rebecca e Isaac, hay muchos grandes hombres de Dios que marcaron un tiempo y dejaron un gran legado y algo muy importante del legado es que no es inmediato, muchos no vivirán para ver su legado:

  • Dios usó a Moises para sacar a su pueblo y llevarlo a la tierra prometida, pero él nunca pudo verla.
  • Abraham el padre de naciones, conocía el propósito pero jamas le hubiera alcanzado su vida para ver el propósito cumplido.
  • Jesús mismo, conocía el propósito pero sabía que nunca alcanzaría a ver su legado como humano.

Porque en esto es el dicho verdadero: Que uno es el que siembra, y otro es el que cosecha. Juan 4:37.

El legado es algo a largo plazo, es algo que talvez nunca alcancemos a ver con nuestros propios ojos. El legado lo buscan y lo entienden los hombres y mujeres que se saben eternos. El legado va más allá de nuestra vida terrenal.
Eternos o finitos
Para los ojos limitados del hombre actual el legado no tiene ningún sentido, mientras nos consideremos seres temporales (finitos) que la muerte física nos detiene, nunca entenderemos el legado, ya que actuaremos en función al hoy, para mi beneficio.
Pero cuando entendemos que cada acto que hagamos afectará para bien o para mal mis generaciones, nuestra percepción de las cosas debe cambiar.
El gran error de Ezequías (2 Reyes)
Uno de los más grandes reyes de Israel fue Ezequías, un hombre correcto, íntegro, apegado a Dios, valiente, entre otras características. Inclusive la Biblia lo menciona así.

 En Jehová. Dios de Israel, puso su esperanza. Entre todos los reyes de Judá no hubo otro como él, antes ni después. 2 Reyes 18:5.

Pero Ezequías tenía orgullo y altivez en su corazón y después de que Dios lo sanó en su lecho de muerte y le dio 15 años más de vida, Ezequías cometió su mayor error después de que recibió un regalo del hijo del rey de Babilonia, lo invitó a su palacio y le mostró todo, hasta su armamento. Y el Señor le habla por medio de Samuel y le dice:

Escucha este mensaje del Señor: 17 “Van a venir días en que todo lo que hay en tu palacio y todo lo que juntaron tus antepasados hasta el día de hoy, será llevado a Babilonia. No quedará aquí nada. 18 Aun a algunos de tus propios descendientes se los llevarán a Babilonia, los castrarán y los pondrán como criados en el palacio del rey.”
19 Ezequías, pensando que al menos durante su vida habría paz y seguridad, respondió a Isaías:
—El mensaje que me has traído de parte del Señor es favorable. 2 Reyes 20.

Ezequías condenó a sus generaciones con sus actos y no intentó ni suplicó a Dios por ellos, como lo hizo antes por su enfermedad, sino que no le importaron sus generaciones mientras él estuviera a salvo.
Pensamiento de hombre: egoísta, a corto plazo, pensamiento finito.

 Lo que sembremos alguien lo cosechará, sea para bien o sea para mal nuestras generaciones lo cosecharán.

¿Qué es el Legado?
Cuando hablamos de legado nos estamos refiriendo a la trasmisión de principios morales, valores, ideas y modelo de una generación a otra. Un legado es una herencia con el objetivo de seguirlo, vivirlo y compartirlo con las futuras generaciones. El legado cristiano tiene que ver con ser semejantes a Jesús. Nuestro legado es ser como Jesús para que nuestros hijos sean como Jesús.
Dios me hablaba sobre distintas esferas o ámbitos donde debemos llevar nuestro legado:
[toggle type=”white” title=”Legado de la Iglesia” active=””] No hay futuro: el engaño de las generaciones pasadas
Hace décadas atrás, con los cambios políticos mundiales y por acontecimientos tanto sociales como de índole natural, los cristianos han comenzado a decir y predicar sobre la venida de Cristo y muchos están convencidos con que la venida del Señor es tan pronta que no tendrían generaciones, entonces no importa cual sea mi legado. Y se fue perdiendo el legado de los grandes revolucionarios post-biblia como John Wesley , Carey, Lutero, donde los cristianos eran personas preparadas, respetadas social y políticamente. Esto por personas poco preparadas ya que “de que sirve prepararse si Cristo ya viene”, y por eso vivimos vergüenzas y el mundo nos encasilla por aquellos que no se preparan y no muestran el testimonio correcto.
¿Y el Legado de hombres preparados? Hombres para ser reyes, para guiar una nación, mujeres preparadas con principios…
Lo más interesante de esto es que esto sucede desde tiempos bíblicos, muchos pensaban que Cristo estaba pronto por volver y aunque Cristo volviese mañana, nosotros no fuimos enviados a adivinar o hacer conclusiones de la venida. Fuimos enviados a dejar legado. Parte del legado es la gran comisión.
Jesús no le dijo a sus discípulos, escóndanse porque yo volveré por ustedes. Jesús gastó sus últimos alientos en decirles que fueran a las naciones e hicieran discípulos.
En otras palabras: el legado que yo sembré en ustedes, deben llevarlo a otros a las naciones.
Debemos dejar un legado de grandeza en nuestras generaciones en la iglesia, un legado de logros de metas cumplidas de éxito y no nada más predicarlo. Es muy fácil decir que Dios bendice, pero ir detrás de las bendiciones, inclusive ser bendición para otros es el legado que debemos procurar dentro de la iglesia.
Formar hombres y mujeres esforzados no solo en las disciplinas dentro de estas paredes, sino que en sus disciplinas como profesionales, como personas de bien para la sociedad.
[/toggle] [toggle type=”white” title=”Legado Socioeconómico” active=””] Somos llamados a llevar el evangelio a todos.
 Jesús fue muy claro cuando dijo que llega un momento en que las condiciones sociales son tales que exigen todo de nosotros: “El que procure conservar su vida, la perderá; y el que la pierda, la conservará” (Lucas 17:33). Estas palabras son muy acertadas para nuestros días, donde el culto al cuerpo es la filosofía de muchos, todos piensan en si mismos. Es increíble ver esta realidad con ojos espirituales, estos días que estuvimos en San Francisco, la ciudad con más indigentes del mundo, el estilo de vida de los particulares es acostumbrarse a ver la miseria y no hacer nada al respecto.
No hay ninguna zona de comodidad para los que deben hacer la diferencia del bien para todos.
Nosotros debemos ser revolucionarios en el amor al prójimo, en dejar de estar predicando y hacer diferencia con nuestro vivir en Cristo.
Hace unas semanas volviendo de luna de miel, tenía que salir a Panamá a una negociación con un empresario que quiere aliarse con nosotros como compañía, lo cual es una buena oportunidad para nuestra empresa. El vino primero a nuestra oficina casi de inmediato y pensamos que era una cortesía nuestra tener la siguiente reunión en Panamá donde están sus oficinas.
Resulta que esta persona, sabíamos que aún es joven, era una persona muy adinerada pero no sabíamos el nivel de influencia que tenía sobre Panamá hasta que estuvimos allá. La experiencia en la reunión fue sumamente gratificante para ambas partes, pasó de ser una reunión de 1 hora a estar casi 6 horas con él y se comenzó a hacer una amistad muy bonita y él se comenzó a sentir muy cómodo con nosotros, inclusive nos decía que sentía algo de nosotros y le preguntaba a Vale que si yo siempre sonrío tanto. En plena conversación me interrumpe y me dice de una forma muy educada: “Dime que quieres tú de mí, en lo que los pueda ayudar lo voy a hacer sin importar que hagamos negocios”. A mí me tomó por sorpresa, jamás imaginaría que me iba a decir algo así, y como el Señor te pone en gracia de personas con los recursos de impactar una nación
Pero el punto de la historia no es ese, es que al día siguiente estuvimos en Santiago predicando en una iglesia de unos amigos nuestros y es una iglesia muy humilde que hace mucha obra social y entre esa obra social ayudan a indígenas, esa noche cenamos con ellos y nos fuimos tarde.
Mientras manejaba, venía hablando con Dios sobre todo el viaje y el gran contraste social que experimentamos (inclusive nos reíamos mi hermano y yo porque los socios de Fidel el inversionista, nos preguntaba que porque íbamos a Santiago y con quién nos íbamos a reunir) en tan poco tiempo y el Señor me recordaba que él vino por todos, que somos llamados a impactar a todos en todas las esferas sociales. Él vino por todos y estamos llamados a llegar a todos y esa es nuestra responsabilidad, dejar legado en todas las esferas. En el ministerio hemos tenido de todo, entre ellos muchos jóvenes homosexuales y aunque muy pocos lograron salir de ese mundo y muchos volvieron, es increíble ver como algunos de ves en cuando le escriben a uno y manifiestan su necesidad de Cristo, algo los impactó y algún día no soportarán más el pecado y volverán a Cristo.
[/toggle] [toggle type=”white” title=”Legado en la Familia” active=””] Generación desarmada
Esta es la esfera más importante, la familia, después de Dios tiene el primer lugar en las prioridades de un seguidor de Cristo.
Yo no soy padre natural pero en el ejercicio del ministerio Dios me ha dado hijos y he tratado cientos de jóvenes y les puedo decir que he conocido cientos de padres bomberos. Que se alertan cuando ya el hijo ha perdido la batalla, cuando ya es muy tarde.
Muchos de estos padres lo que hacen es buscar culpables, las amistades, los tiempos, pero el Señor quiere que sepas que como padres, en cualquier índole debemos dejarles un legado de principios en Dios.
Les quiero contar sobre una historia en 1 Samuel 11:1, sobre Nahas rey de los amonitas, estos rodean a Jabes de Galaad con el fin de aniquilarlos, Nahas simboliza al enemigo, inclusive en una traducción significa serpiente.
El pueblo de Jabes le pide a Nahas que los perdone y ellos le servirán. Con esto quiero hacer una parábola con nuestros días. Nahas y los amonitas representan cada invasión que tenemos en nuestros hogares, y los jefes “los padres” de Jabes antes de pelear prefieren hacer una tregua con el enemigo. El enemigo solo busca robar, matar y destruir; y muchos no han aprendido a luchar contra él sino que prefieren hacer tregua.
Cuando los hijos se pierden en los bares, en vicios, en sexo ilícito, en rebeldía, en depresión, preferimos hacer una tregua y aceptar su estilo de vida.
Dice la historia que Nahas acepta la tregua, si cada hijo de Jabes se saca el ojo derecho. Esto aunque suene extraño tenía una connotación de deshonra en la época, pero además el ojo derecho era el ojo con el que los soldados veían en las batallas ya que el izquierdo lo tapaba el escudo. El enemigo quiere quitarle a tus hijos la capacidad de pelear y así rendirlos para que le sirvan.
Los ancianos de Jabes negocian con Nahas que les diera 7 días para buscar quien los defendiera, entonces el mensajero de Jabes llega a Gabaa la ciudad de Saúl (el futuro rey de toda Israel), usted es el Saúl de esta historia, Saúl estaba trabajando, estaba ocupado con el quehacer diario como usted y como yo. Llorando le comunicaron lo que pasaba y dice la Biblia que el Espíritu del Señor vino sobre él con poder y él se enfureció, se enfureció tanto que descuartizó dos bueyes.
IRA SANTA….

Salmo 97:10: Los que aman a Jehova, Aborreced lo malo.
Proverbios 18:13: El temor a Jehova es aborreced el mal.

Pero esos bueyes eran el medio de trabajo de Saúl, simbolizan el entender las prioridades, que no existe ningún trabajo, ninguna junta, ningún motivo para no enfurecer cuando el enemigo quiere sacar el ojo derecho de su familia, quiere acabar con el legado que Dios te dio.
Dios nos da permiso a enfadarnos…
Saúles enójense, si tu hijo está rodeado enójate, enfádate, que la serpiente sepa que con los tuyos no se mete… Que tienes un Dios que te respalda quien es mucho más poderoso que cualquier amenaza.
 Saúl mandó los pedazos de los bueyes por toda Israel y le dijo a todo el pueblo que eso haría con los bueyes de todo aquel que no salga a unirse con Saúl y Samuel. Escuchen Saúles, como les mencioné su legado no es solo en su casa, esa es solo una esfera, ustedes son llamados a impactar a otros, motivarlos, alertarlos a que el enemigo está persiguiendo y destruyendo generaciones.
Dice la historia que el temor del Señor se apoderó del pueblo y vinieron 300.000 soldados de Israel y 30.000 de Judá. Para no cansarlos, ellos invadieron a los amonitas e hicieron una masacre y los pocos que quedaron se dispersaron y no quedaron dos hombres juntos. 
[/toggle] Escuchen los que han tenido miedo:
Miedo de lo que pasará con los míos cuando yo no esté, miedo de lo que está pasando con sus hijos. Ni el dinero, ni ninguna cosa material los protegerá del enemigo.
Solo tu legado de comunión con Dios guardará tu casa cuando no estés.
Oración Final
Tu legado de oración, tu legado de principios en Dios, tu legado de trabajo honesto, tu legado de confianza en Dios, irá con tu hijos y los cubrirá y cuando no estés para protegerlos y ellos tengan un problema recordarán tu legado de oración. Eso aprendí de mi madre y por eso estoy acá, a pesar de que la serpiente quiso destruirme.
Cuando el enemigo quiera hacer tratos deshonestos, negocios incorrectos con ellos, recordarán tu legado de principios y obediencia a Dios, recordarán que le servimos a Dios y solamente a Él y no hacemos tratos deshonestos.
Cuando el enemigo venga a intentar destruirlos y acabar con sus vidas, ellos recordarán que tienen a Dios de su lado, al igual que lo tenía su padre, su madre.
Si no conoces al Señor, anda conócelo ya, pídele que entre a tu corazón. Si estás apartado de Él, reconcíliate ya y vuelve a retomar el lugar que Dios te dio. Si eres jóven, tu legado ya empezó, recuerda que lo que siembres tus generaciones cosecharán.

El Señor ama a los que odian el mal; él protege la vida de sus fieles. Salmo 97:10.

Compartir

Prédicas Recientes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?