¿Cómo conocer la Voluntad de Dios?

Avatar del usuario

Escrito por:

En la vida hay muchas decisiones, algunas fáciles otras difíciles, pero solo hay una manera de tomar buenas decisiones (decisiones con buenas consecuencias) y es conociendo la Voluntad de Dios. Muchos hemos pensado que conocer la voluntad de Dios es algo difícil, pero Dios no guarda Su voluntad para algunos pocos, sino que desea revelarla a todos para así poder cumplirla.

La Biblia, la palabra de Dios, nos brinda un proceso sencillo para conocer Su voluntad.
Dios nos habla de muchas maneras, pero muchas veces no lo escuchamos. Quizás, pensamos que Dios nos habla solamente por medios sobrenaturales como una voz audible que nos dice exactamente qué debemos hacer. Es cierto que Dios ha utilizado esos métodos y podría utilizarlos si fuera así Su voluntad, pero en la mayoría de las ocasiones este no es el caso. (Mateo 12:38,39 y I Reyes 11-12)

Dios te habla a través de Su Palabra y a través de sus ungidos, aunque muchas veces nuestro escepticismo (falta de fe) no hace solicitar o incluso demandar por pruebas y confirmaciones cuando El ya se ha manifestado. El que desea conocer la voluntad de Dios debe primeramente comprometerse a llevarla a cabo. A un no creyente no puede serle revelada la voluntad de Dios y tampoco va a aceptarla o hacerla. Un no creyente va a hacer lo que le parece correcto y no LO CORRECTO. ¿Has pasado por esto? Dios no se revela a alguien que no pretende cumplir su plan. ¿Acaso tu aconsejaría a alguien que ni siquiera respeta lo que tengas que decir o a alguien que, digas lo que digas, no te va a hacer caso?

“Por lo tanto, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro verdadero culto. No os conforméis a este mundo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12 1-2)

¿Será demasiado pedir? No imiten la conducta ni las costumbres de este mundo, sean personas nuevas, diferentes, de nueva frescura en cuanto a conducta y pensamiento. Así aprenderán por experiencia la satisfacción que se disfruta al seguir al Señor. Por consiguiente no se conformen con la imitación de este mundo, pero transfórmense por la renovación de sus mentes. Entonces podrán probar y aprobar cuál es la voluntad del Señor. Su voluntad perfecta, agradable y bondadosa.

Pablo enseña que solo llegamos a conocer la voluntad de Dios cuando nos hemos entregado por completo a Él. También, que su voluntad es hecha para nuestro bien en todo. Pablo llevó a cabo grandes obras porque él se entrego a Dios, Elías hizo milagros porque él se entrego a Dios en medio de la dificultad y Jesús salvo la humanidad porque conociendo la voluntad de Dios se hizo hombre para llevarla a cabo.

Reconozca que estas dentro del plan de Dios y de su divina voluntad. La Biblia enseña que Dios tiene un plan determinado para su pueblo.

“Conozco los planes que para ustedes tengo, dice el Señor, son planes de bien y no de mal para darles un futuro y esperanza” (Jeremías 29:11)

“Yo te instruiré, y te guiaré por el camino mejor para tu vida. Yo te aconsejaré y observaré tu progreso” (Salmo 32:8)

Si nos hemos entregado completamente a Dios, El nos comunicara Su voluntad, pero ¿Cómo nos dice que quiere de nosotros? Dios nos comunica Su voluntad dándonos el deseo de hacer lo que El quiere que se haga.

“porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” (Filipenses 2:13)

¿En realidad estamos dispuestos? Si dudas tu respuesta, es momento de examinar nuestros corazones.
Si nuestro deseo es conforme a la voluntad de Dios tendremos paz al llevarlo a cabo y recibiremos poder para conseguirlo. Muchas personas dicen: “No podemos confiar en que nuestro deseos procedan de Dios. Satanás nos tienta con malos deseos de modo que no es posible saber si vienen de Dios o del diablo”. La Escritura nos dice sin embargo: “Dios te concederá los deseos de tu corazón”.

Él sembró los deseos de tu corazón. Y por lo tanto, si el deseo viene de Dios, Él mismo se asegurará de que se cumpla. Dios no solamente nos concederá el deseo, sino que nos dará el poder y los recursos necesarios para llevarlo a cabo. Con esto podremos saber si efectivamente ese deseo procede de Dios o no. Si tenemos el deseo, pero jamás obtenemos los medios o los recursos que necesitamos para realizarlo, podemos llegar a la conclusión de que no era de Dios. Sin embargo, es posible tener tanto el deseo como disponer de los recursos y que no sea la voluntad de Dios.

“El guardará en perfecta paz a cuantos confían en él, cuyos pensamientos buscan a menudo al Señor.” (Isaías 26:3)

Por lo tanto si tenemos un deseo y los medios para llevarlo a cabo, pero estamos intranquilos acerca de la decisión, debemos saber que no estamos en la voluntad de Dios. El deseo proveniente de la voluntad de Dios va acompañado de los recursos para conseguirlo y de la paz para seguir adelante. Lista de comprobación para conocer la voluntad de Dios.

¿Eres parte de la voluntad perfecta de Dios?


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/**/ //GOOGLE ANALYTICS - Derek - 2024
Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?