Devocional: Aprendiendo a descansar – Día #4

Escrito por:

En su paz

Plan Devocional Día 4 de 5

Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.

Isaías 26:3 (RVR)

Por favor, antes de seguir leyendo este devocional, imagínese en su lugar favorito donde experimenta paz; puede ser una silla de playa frente al mar en calma, un balcón de una cabaña con vista a las montañas y un café caliente en sus manos, o ¿qué tal este?: Un día feriado lluvioso, donde usted se acaba de medio despertar…qué delicia, ¿no?. Pero seamos sinceros, el hecho de que estemos ahí no nos hace experimentar paz verdadera. Podemos estar en ese maravilloso lugar pensando en el mal noviazgo en el que está mi hijo o hija, en espera de un diagnóstico médico, en lo difícil que se está haciendo pagar las cuentas, o incluso en si alguno de mis familiares pueden tener covid.

Mientras tengamos este cuerpo mortal seguiremos experimentando temores, ansiedades y otras cosas que nos hacen sentir preocupados. Pero, ¡eso está bien mi buen lector!, está bien no experimentar en ocasiones paz, lo he vivido varias veces en mi vida, y aprendí que esos momentos nos llevarán a buscar la fuente real de paz. Usted nunca va a encontrar unos repuestos para carro en una tienda de ropa, o hamburguesas en una heladería, usted nunca va encontrar verdadera paz pagando todas sus deudas, teniendo el aumento que desea o durmiendo más de 8 horas diarias, usted va encontrar verdadera paz yendo continuamente a descansar en Cristo. De hecho uno de los nombres de nuestro Jesús es Príncipe de Paz.

Si como hijos de Dios permanecemos en la oración y en la lectura de su palabra, nuestros pensamientos de incertidumbre, preocupación o ansiedad serán cambiados por pensamientos hacia Cristo, dando como resultado la paz verdadera, porque como dice Isaías 26:3, Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.”

Oremos:

Padre, gracias por darnos el mejor regalo de todos, gracias por darnos a Jesús, porque gracias a Él podemos tener paz verdadera en un mundo que anhela descanso, en el nombre de Jesús, amén.

Diego Campos


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *