Devocional: El Fruto del Espíritu – Día #6

Avatar del usuario

Escrito por:

Bondad

Plan Devocional Día 6 de 9

Sin embargo, yo confío en que veré la bondad del Señor mientras estoy aquí, en la tierra de los vivientes.

Salmos 27:13 (NTV)

El momento más difícil  de mi vida fue cuando mi papá murió.  Mi hermana y yo estábamos estudiando (19 – 21 años), mi mamá estaba en cama tras varias operaciones y el único salario en casa era el mío (₡35.000 semanales). Al mismo tiempo, una familia cercana lo había perdido todo en un incendio y Dios puso en nuestros corazones lo que debíamos hacer: apoyarlos, acompañarlos, sacar de nuestra alacena el alimento que teníamos y el salario de la semana y dárselo a ellos. Regresamos a la casa llenos de alegría y con la confianza en Cristo que todo iba a estar bien, aunque nos hubiésemos quedado “sin nada”.

Ese acto sabemos que no pudo ser por nuestra naturaleza: fue Dios actuando en nuestra familia. Podemos dar testimonio de el amor y la bendición de Dios en nuestra casa pues nunca nos ha faltado alimento, vestido y techo.

La bondad es fruto del Espíritu Santo, y aunque muchos también lo ven como una cualidad de las personas, no debe ser confundido. La bondad proveniente del Espíritu es un resultado de la relación y comunión con el Padre a través de nuestra fe en Jesús. Esta bondad se refleja en la compasión que tenemos con nuestros hermanos, sin ningún tipo de interés personal, y de esta manera podemos reflejar a Cristo y su amor.

A pesar de que estamos viviendo tiempos difíciles, debemos examinarnos y preguntarnos: ¿cómo está nuestro corazón? ¿Tenemos bondad con los demás, ayudamos a quienes no tienen trabajo, oramos unos por otros, sacamos de nuestro tiempo, dinero, alimento y salimos de “nuestro propio confort” para dar al que está enfermo o en necesidad? Si la respuesta es negativa, debemos examinar como está nuestra relación con Jesús.

La bondad como consecuencia de esa relación personal con el Señor, nos lleva a hacer el bien, a dar amor, a ser luz, a dejar de ser egocéntricos, atender a quien más lo necesita y a buscar la rectitud y lo bueno ante Dios.

Oremos:

Padre, gracias por la cruz el acto más puro de amor y misericordia para con nosotros, gracias por cuidarnos y bendecir nuestra nación, nuestra vida y tu Iglesia, llévanos a nuevas profundidades de amor, muéstranos tu bondad cada día para que seamos un reflejo tuyo en el mundo. Llena la Tierra de tu bondad y déjanos ser usados por tu espíritu, en el nombre de Jesús, Amén.”  

Bernardo Rodríguez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/**/ //GOOGLE ANALYTICS - Derek - 2024
Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?