Devocional: Esfuérzate – Día #2

Escrito por:

Esforzándome en las pruebas

Plan Devocional Día 2 de 5

Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual, aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo

1 Pedro 1:7

Nuestra fe se ve confrontada con lo que hemos tenido que vivir por casi más de 200 días de la “nueva normalidad”. Vemos amigos, familiares y toda una sociedad colapsada por el miedo colectivo. Entendemos las normas de seguridad, medidas preventivas, cumplir con los protocolos y cuidar nuestra salud física, pero ¿cómo ha quedado nuestra salud espiritual?

Hemos estado en una lucha constante que parece no acabar: impuestos elevados, la iglesia con “una mordaza” para cantar y alabar, no podemos ni decir «amén» porque es un delito, pero no lo es el aborto, más sí cantarle a Dios.

El oro se prueba sometido a un fuego no sólo de calor, sino preparado con sustancias para hacerlo más fuerte y comprobar si es oro puro. Es lo que estamos viviendo: nuestra economía, salud física y mental, todo lo que era nuestra zona de confort y costumbre de vida han sido afectadas. En medio de todo esto, estamos siendo probados como el oro y El Señor nos llama a esforzarnos, a estar firmes, no dejarnos amedrentar, no escuchar lo que no edifica y más que nunca fijar nuestros ojos en el autor y consumador de la fe: en Jesús.

Esto es temporal; y nuestra roca es y será Cristo, quien es inmovible en su palabra. Sus promesas son para siempre, nuestra fe puede verse debilitada pero no quebrada, hemos sido llamados para llevar la buenas nuevas no la derrota, para vivir en sus promesas no en ruina, ser pasado por desiertos, pero no a vivir en ellos. En Cristo, tenemos una esperanza segura.

Oremos:

Papá gracias por sacarnos de la zona de confort, gracias por llevarnos a ver más allá de lo que ven nuestro ojos carnales, gracias por tu amor, misericordia, por darnos todo y más de lo que aún no merecemos, por cuanto diste todo por nosotros y aún así no te damos la Gloria en todo momento y nos dejamos asustar del presente. Gracias Papá por enseñarnos con el ejemplo el esfuerzo y valentía, enséñanos a mostrar tu carácter y ser luz en medio de los tiempo difíciles, que nuestra nuestras acciones muestren el Cristo que llevamos dentro, te damos la gloria y la honra, Amén.

Bernardo Rodríguez


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *