Devocional: ¿Hemos perdido el tiempo? – Día #1

Escrito por:

Árboles Jóvenes

Plan Devocional Día 1 de 5

«El corazón del hombre piensa su camino; más Jehová endereza sus pasos«

Proverbios 16:9

¿Sabías que los árboles jóvenes son muy propensos a torcerse? Es justamente en la etapa de desarrollo de los árboles, cuando con mucha facilidad se tuercen, especialmente si el viento les golpea fuerte. Pero en esta fase de juventud, también es mucho más fácil corregir el problema. Cuando no se haya solucionado el problema en su etapa de desarrollo, sin duda puede hacerse de mayor, pero con mucho más esfuerzo.

Dice en Proverbios 16:9 “El corazón del hombre piensa su camino; más Jehová endereza sus paso” En nuestra juventud, somos tan propensos a torcernos y a la vez tan moldeables si le damos oportunidad al Señor. Desde muy joven, he tenido la bendición de conocer a Jesús y servirle. Pero también he lidiado conmigo mismo y mi necedad de intentar seguir lo que a mi parecer era el camino correcto. Esto me causó mucho sufrimiento y caos en algunos momentos.

Estudié arquitectura, y mi carrera se convirtió en el camino que yo deseaba. Lo único que me importaba de verdad era ser un gran arquitecto, desbancando a Jesús de mi vida. Quizá sentía que el rumbo que estaba tomando era el correcto, porque yo decía “mucho me ha costado llegar hasta aquí”, sin darme cuenta de que me estaba torciendo igual que un árbol.

Pero el Señor lleno de paciencia y misericordia, enderezó mis pasos. Cuando se corrige un árbol joven torcido, se clava un tronco fuerte junto a él y se fija con cuerdas. Dios siempre estuvo a la par mía, mientras yo me congregaba y le servía en algunas ocasiones, con cuerdas de amor me atrajo a Él (Oseas 11:4), corrigió mi camino y abrió mis ojos espirituales. Un día mientras estaba en un tren durante un viaje, entendí que, a nada (incluyendo mi carrera) le concedo valor si lo comparo con el bien supremo de conocer a Cristo Jesús, mi Señor (Filipenses 3:8).

Oremos:

Señor Jesús, gracias por permitirme conocerte desde joven. Gracias por enderezar mis caminos torcidos y por encaminarme en tu senda. Te pido que siempre me des el privilegio de servirte y estar anclado a ti.

Manuel Pineda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?