Devocional: Jesús la profecía cumplida – Día #3

Avatar del usuario

Escrito por:

devocional-raices-profundas-3

Rey e Hijo de Dios

Plan devocional Día 3 de 8

Pero yo he puesto mi Rey sobre Sion, mi santo monte. Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres Tú; Yo te engendré hoy.” Salmos 2:6-7

El salmo en sí no identifica a su autor, pero Hechos 4:25-26 se lo atribuye a David y tiene que ver con el pacto hecho a David. Este pacto se refiere a las promesas de Dios a David por medio del profeta Natán, que se encuentran en 2 Samuel 7. Este es un pacto incondicional entre Dios y David, a través del cual Dios promete a David y a Israel que el Mesías (Jesucristo) saldría del linaje de David y de la tribu de Judá, y establecería un reino que permanecería para siempre. Este pacto es incondicional, Dios no impone ninguna condición de obediencia para su cumplimiento. La garantía de las promesas hechas se basa únicamente en la fidelidad de Dios y no depende en absoluto de David o de la obediencia de Israel.

En el versículo 6, Dios quiere que los hombres desafiantes sepan que Él ha establecido un Rey. Los hombres desafiantes  son los reyes y príncipes, y Dios quiere que ellos sepan que hay un Rey más grande que ellos. El Rey de Dios está establecido (puesto), y establecido en Jerusalén (Sion).

En el versículo 7, Dios en autoridad suprema, “decreta”. El decreto es directriz soberana con destino específico. Él dará y traerá a su Hijo para cumplir su propósito, en absoluta armonía con su voluntad y con la justicia. Hebreos 1:5 es una evidencia de la deidad de Jesús y su superioridad de todos los ángeles. Él menciona el nombre más excelente que Jesús recibió, más grande que todos los ángeles. Este “nombre” es Hijo. Eso está reservado para Dios Hijo, la Segunda Persona de la Trinidad. La idea de engendrar también es importante (como un contraste de “ha creado”). Jesús no fue creado; más Él creó todo lo que fue creado (Colosenses 1:16-17). “Engendré” describe una relación entre dos seres de la misma naturaleza y mismo ser en esencia, un hombre crea una estatua, pero engendra un hijo.

Oremos:

“Jesús te reconocemos como Rey y Dios. No hay otro como Tú y solo a Ti te fue dado nombre sobre todo nombre. Hoy te adoramos, te damos toda gloria y nos entregamos a Ti por completo.  ¡Amén!”

Mario Cortés


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/**/ //GOOGLE ANALYTICS - Derek - 2024
Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?