Devocional: Sobre la roca – Día #4

Avatar del usuario

Escrito por:

Sobre la Roca - Plan Devocional

Ríos de agua viva

Plan devocional Día 4 de 7

 

“El cual cambió la peña en estanques de agua, y en fuente de aguas la roca”. Salmos 114:8

Este hermoso salmo es el que más impacta mi vida ya que el Señor hace que una roca cambie a una fuente de aguas para saciar la sed de su pueblo. Un milagro que Dios realizó mientras el pueblo se quejaba, dudaban de su Dios, de sus promesas, y sentían temor en medio del desierto olvidando fácilmente todos los milagros que El Señor había hecho.

Así como el Señor los protegió y sació su sed con las aguas de la roca, así nosotros seremos saciados con el agua de la Roca: Cristo, nuestro Señor. Él es quien dijo:

“Si alguno tiene sed, venga a mi y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura de su interior correrán ríos de agua viva.” Juan 7:37-38

Así Jesús hoy es el agua viva que satisface nuestra sed espiritual. Cuando creemos en Él, Él nos da su Espíritu Santo quien se convierte en un río inagotable. Este río fluye a través de nosotros y satisface nuestras necesidades más profundas dando alivio al corazón oprimido y triste. Beber de esta “agua” es la clave para resistir este tiempo de temor e incertidumbre en que vivimos. El Señor sabe mejor que nadie lo que necesitamos. Él nos ha creado, nos conoce y nos ama. Él es la verdadera y única fuente que puede satisfacer plenamente todo nuestro ser.

Este es el error de nosotros los hombres: buscar calmar la sed en el sitio equivocado.

“Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a Mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua.” Jeremías 2:13

¿Cuál es la fuente de tu agua? Te invito a que creas en Él. Es lo único que necesitas para que dentro de ti corra agua de su Santo Espíritu.

Oremos:

Señor, reconozco que en lo íntimo de mi corazón me he sentido seco. Llena mi vacío espiritual y te pido perdón por haber tomado agua de la fuente equivocada. Creo en ti Señor. Te pido que los ríos de agua viva corran en mí. Lléname de tu Santo Espíritu y del fruto de tu Espíritu, y, sobre todo, de gozo el cual será mi fortaleza. Quiero hacer tu voluntad. Conocer tu palabra y ser obediente a ella. Dame poder para servirte fielmente y para testificar de Jesucristo. Gracias Señor. ¡Amén!

Jenny von Schröter


Comentarios

  1. Muy linda oración para regresar nuestros pasos a la verdadera fuente de vida.

  2. Avatar del usuario Lavinia Arguedas Moreno : marzo 26, 2020 at 2:00 pm

    Gracias, en pocas palabras nos comunicaste una verdad central y esencial en la vida del cristiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?