Las cargas del cristiano

Escrito por:

Mt 11,28-30

Hay personas (incluso hijos de Dios) que piensan que la autoridad lo que hace es señalarnos unas normas o unas pautas que el discípulo tiene que seguir por obligación si en verdad quiere seguir el camino. Unas reglas que nos dicen minuciosamente lo que podemos o no podemos hacer, unos preceptos, mandatos o prohibiciones que van marcando la totalidad de lo que hacemos o no hacemos. Esto es lo que hacían los maestros de la ley y los fariseos en los tiempos de Jesús. Así, por ejemplo, la llamaban yugo al cumplimiento fiel de esa ley.

El yugo es esa herramienta que se ponía al cuello de los animales que servía en los trabajos agrícolas o para el transporte, bien fuera uniéndolos a otro para que siguieran juntos la misma trayectoria o bien de forma individual para tener un más fácil dominio sobre dicho animal. El yugo, podríamos decir, se convertía en una dirección irremediable del que dicho animal no se podía sustraer.

Pero ¿qué es lo que nos dice Jesús hoy? ‘Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, que yo os aliviaré…’ ¿Cansados y agobiados por las cargas pesadas? ¿Cansados y agobiados por las tareas de la vida? ¿Cansados y agobiados por las luchas contra la tentación y el peligro, los esfuerzos de superación…? Sin importar la causa en el Señor encontraremos alivio y descanso.

Jesús nos añade. ‘Cargad con mi yugo y aprended de mí…’ Tenemos que ir a Jesús y aprender de Él. Jesús nos habla de yugo ¿Cómo es el yugo que nos ofrece? Nos dice que en El encontraremos nuestro descanso. Luego ese yugo no puede ser una carga pesada e insoportable. ‘Mi yugo es llevadero y mi carga ligera’. Y nos habla de la mansedumbre y de la humildad de su corazón.

• En Jesús nos sentimos bien, nos sentimos estimulados, nos sentimos aligerados.
• No quiere Jesús ponernos pesadas cargas.
• No quiere Jesús llenar nuestra vida de preceptos y normas.
• Jesús nos quiere hacer volar por las alas del amor.

Por eso, es su único mandamiento. ‘Un mandamiento os doy…’ Uno, no muchos. Uno, y es el amor. Y el amor nunca será una pesada carga. El amor nos hará hacer cosas grandes e importantes, aunque muchas veces esté hecho de las cosas más pequeñas y sencillas. ¿No hacen por amor lo que sea los enamorados y nada les cuesta?

Ese es el único yugo que Jesús nos pone.

Muchas veces vemos la vida cristiana como un conjunto de reglas que “debemos” cumplir (negativo), pero Dios es mucho más que eso, pone reglas porque nos ama y sabe lo que es mejor para nosotros y el cumplirlas no debe ser por obligación sino por AMOR.


Recommended Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?