Campamento Radical U – 2022 (18 a 25 años)

Escrito por:

Este fin de semana, 83 jóvenes decidieron ir en contra de la corriente, en contra de todos los placeres momentáneos que les ofrece el mundo, para encontrarse con Jesús. Se esperaba una tormenta y por el contrario, los cielos fueron despejados milagrosamente y así se llevaron a cabo los “famosos” juegos por equipos que han sido insignia de los campamentos de Iglesia El Olivo por más de 12 años.

Aparte de divertirnos muchísimo con cada juego y actividad que se organizó con cariño y dedicación, este fin de semana muchos pudieron experimentar la libertad verdadera que solo da Jesucristo.

Muchos vinieron llenos de depresión, amargura, pecados, vacíos, tristezas tan profundas como la pérdida de familiares que amaban en días anteriores, otros con problemas de drogas, alcohol, vicios y muchísimas cosas más… pero, se encontraron a un Padre Celestial que los ama y no los abandonará. De esta manera, abrieron la puerta a Jesús y tomaron la decisión de seguirlo.

Se compartieron enseñanzas sobre la paternidad, el perdón, la sexualidad, sobre corazones dispuestos y como Jesús siempre ha estado ahí en la vida de cada uno de nosotros, buscándonos.

En un mundo lleno de tantas tentaciones y distracciones, solo podemos darle Gloria a Dios por lo que está haciendo en esta generación de fuego. Una generación que no tiene miedo de ser RADICALES y decirle al mundo que creen en Jesús y que Él es el único que puede transformar vidas y dar vida eterna.

 “Nunca más quiero apartarme de Dios”, “Sé que Dios me ama”,  “Aún después de perder a mis papás, sé que ya no soy huérfana, ahora soy hija de Dios”, estás son solo algunas de las frases que escuchamos de los campistas. Podría escribir tantos testimonios, sanidades y todas las cosas increíbles que Dios hizo, pero mejor les preguntan a ellos mismos.  Lleno de milagros, así fue nuestro campamento el pasado fin de semana.

 Llegaron como desconocidos y salieron como hermanos, entraron como huérfanos y se fueron como hijos de Dios.

A todos los servidores, líderes y pastores, muchas gracias por su tiempo y disposición para hacer las cosas al Señor con amor sin recompensas de hombres, pero con muchos regalos eternos. ¡Todo se hizo con excelencia! Sabemos que a veces es cansado, pero encontramos nuestro descanso en Jesús. Y damos Gloria a Dios por la vida de cada uno de ustedes.

Para todos los jóvenes, sabemos que no siempre es fácil seguir a Jesús pero nuestro anhelo es que esto no se quede en un campamento, ni en emociones. Tenemos certeza que Dios tiene planes y propósitos con el nombre de cada uno de ustedes. Los amamos a todos… y ¡Nos vemos en la Igle!

“¡Mira! Yo estoy a la puerta y llamo. Si oyes mi voz y abres la puerta, yo entraré y cenaremos juntos como amigos.” Apocalipsis 3:20


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?