0
1400

Distracciones que nos estornudan en la cara

Estos últimos días viví cosas extraordinarias (buenas y malas), diferentes, estar en Asia es muy diferente a estar en otros continentes, son culturas muy antiguas de tradiciones muy arraigadas y hay lugares (sobre todo en la China Comunista) donde no hay globalización y la cultura marca muchos de los aspectos de la vida cotidiana de las personas.
Hoy me quiero enfocar en un aspecto que se puede considerar “divertido”, si no eres tú el que experimenta el mismo. Me refiero a los estornudos, nosotros estamos acostumbrados a que cuando estornudamos nos tapamos la boca por consideración a las demás personas, es algo normal en nuestra cultura. En Asia en general no es así, la gente solo estornuda cuando sea, hacia la dirección que sea, sin importar si tu cara esta bloqueando el camino de los gérmenes.
Gracias a Dios yo soy en promedio más grande que la mayoría de chinos, así que en la calle era difícil ser víctima de una ataque de gérmenes, pero Esteban mi socio quien iba conmigo en el viaje es la víctima perfecta, pequeño, gordito, tiene una cara que grita: “Estornúdenme, no haré nada al respecto”. Entonces entre muchas cosas que sufrió como que le gritaran los niños, que una chiquita le pateó la cara mientras descansaba en el piso o que una señora prácticamente se sentara en su cara para ver un desfile, fue blanco de estornudos todo el viaje, lugar donde estuviéramos, inclusive creo que lo hizo inmune a los gérmenes y por eso no se enfermaba, como me paso a mí y les contare más adelante.
Nuestro principal motivo del viaje era dar una conferencia y un foro sobre tecnología y salud en los centros urbanos y contar un poco sobre un proyecto nuestro que venimos desarrollando hace ya más de 5 años y que nuestros resultados superan a los de los chinos. La conferencia y el foro iba dirigida a un grupo de empresarios y a algunos estudiantes universitarios avanzados, al principio no sabía si nos había ido bien o mal porque la mayoría de los asiáticos parece que no tuvieran expresiones, pero gracias a Dios fue un éxito y la gente se interesó en nuestro producto e hicimos buenos lazos comerciales. Les gustó nuestra exposición y por eso nos invitaron a dar otra charla a estudiantes más jóvenes que recién entraban a la universidad y otros que estaban por entrar a la universidad. Me puso muy contento la idea ya que tenía en mi corazón hablar de Cristo a los receptores de la conferencia y en la primera no había podido hacerlo ya que en su mayoría eran pequeñas exposiciones de diferentes temas.
Entonces dimos la exposición, era un público mucho más sencillo y expresivo, se rieron, hablaban entre si de lo que yo les contaba, fue muy bonito, y al final di un pequeño mensaje sobre quien ha puesto en mi la inspiración, las fuerzas y el deseo de continuar con este proyecto. Después de la exposición muchos jóvenes se me acercaron a hablar (digo muchos porque en China en cualquier parte la gente siempre es mucha) y pude compartir con ellos y reafirmar el mensaje implícito de Jesús y la salvación que solamente se puede encontrar en Él.
Vieran lo complicado que es explicarle a estos adolecentes el concepto de Jesús en una lengua que no es la materna tuya y mucho menos de ellos, pero agreguémosle a esto el factor estornudos en la cara, cuando recibí el primero casi les digo: “Ya vuelvo, voy a ir a lijarme la cara contra el pavimento y continuamos hablando”. Pero no, tuve que continuar hablando y recibiendo los estornudos, habían algunos que eran bloqueados por la nuca de algún otro chinito pero aunque estaba anuente a cerrar mi boca cuando veía venir alguno, a veces no podía y esos me hacían desconcentrarme totalmente de lo que estaba diciendo. El tiempo que compartí con ellos aunque se me hizo eterno después del primer estornudo no fue mayor a 25 minutos y espero que a la mayoría les haya quedado la semilla plantada sobre la verdad que es Jesucristo.
Es por esta introducción que titulé al mensaje de hoy: Distracciones que nos estornudan en la cara. Existen distracciones satánicas que el enemigo usa para desenfocarnos de nuestro caminar en Cristo, pero creo que la mayoría de las mismas son distracciones por elección que nos alejan de nuestro propósito de vida, que es buscar el Reino del Señor y su expansión. Cuando me refiero a elección es que nosotros mismos las buscamos y no son necesariamente pecado al inicio pero si se pueden volver pecado si le damos un lugar más importante que Dios en nuestras vidas.


Parábola del sembrador
Hay una parte de la Biblia que sé que muchos han escuchado cientos de veces en la iglesia, porque conozco gente que nunca ha entrado a una iglesia y la conocen. Pero quise darle un enfoque distinto.
Jesús el creador de todas las cosas, estaba en el momento de fama de su ministerio en sus días como hombre en la Tierra y les comparte la siguiente parábola tanto a los discípulos como a la gente que vino a escucharlo.
Esta parábola es más profunda de lo que pensamos muchas veces, dice tanto con tan pocas palabras y se pueden sacar tantas enseñanzas de la misma.

(Mr. 4.1-9; Lc. 8.4-8; Mt 13)
13 Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto al mar.
2 Y se le juntó mucha gente; y entrando él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa.
3 Y les habló muchas cosas por parábolas, diciendo: He aquí, el sembrador salió a sembrar.
4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.

La semilla que cayó junto al camino
El camino estaba fuera del huerto, el camino es donde la gente pasa día con día con diferentes direcciones y hasta sin ella. El camino en este caso específico es la vida cotidiana, el mundo fuera del huerto (lugar de buena tierra).
Son muchos los que escuchan de Jesucristo y su sacrificio y el regalo inmerecido de la gracia que obtuvimos por su gran amor por nosotros. Sea quien sea usted en el momento que entiende esto, algo dentro de usted nunca volverá a ser igual, pero si eres de los que quieren compartir la semilla del Señor con las distracciones del mundo en algún momento vendrán las aves y te consumirán.
Estos son los mismos que conoces en la iglesia y que se lamentan que no pueden compartir con sus amigos del mundo de la misma forma. Esos que algún día escucharon del Señor y tienen discusiones de vez en cuando en bares sobre Dios con borrachines que al día siguiente ni se acordarán de lo que hablaban.
El problema más grande de las distracciones del mundo es que si no son pecado en algún momento se convertirán en esto.

  • Las conversaciones se convertirán en chisme.
  • Las fiestas en borracheras.
  • Las bromas y chistes cada vez se harán mas vulgares.
  • El amor se convertirá en sexo y muy probablemente ilícito.

Lentamente se irán alejando de Dios, al punto en el que hasta empezarán a dudar de su existencia ya que es lo que más les conviene.
Aquellas semillas se las llevarán las aves lejos de la buena tierra.
 

5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad de tierra;
6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.

Semilla en Pedregales
Crea o no es peor estar en este grupo que el anterior, pedregales son aquellos que como dice la parábola estos comenzaron a brotar, estos si empezaron a crecer como cristianos.
Comenzaron a venir a cultos, discipulados, estudios, empezaron a dejar el pecado y aquellas distracciones del mundo. Pero llegaron nuevas distracciones que la Biblia no dice explícitamente que son pecado, pero si dice que cualquier cosa más importante que el Señor es pecado.

Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos o tierras por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. Mateo 19:29.

Distracciones:

  • Trabajo
  • Estudios
  • Deportes
  • Novios

Todo esto es bueno e importante pero si esto se transforma en una distracción que te aleja de lo fundamental que es hacer la voluntad de Dios entonces está mal. Quién dijo que la voluntad de Dios no te hará perder cursos, trabajos, novios, amigos, deportes, hobbies, etc.
Hay otros que dicen que aún no es el momento por alguno de estos motivos:

  • Situación Económica: “Cuando tenga dinero”.
  • Situación Sentimental: “Cuando este casado”.
  • Edad.

Estos son como el joven (anónimos, olvidado por la historia) que se acercó a Jesús y le dijo Señor yo te seguiré déjame solo enterrar a mis padres primero.
Estos cristianos terminan quemados (pasaron por el fuego y se quemaron) y secos (sus raíces no alcanzan el río que nos da vida).

7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.

Semilla entre espinos
Esta última tierra de espinos es peor que el camino y que los pedregales, porque estas anteriores aunque eran tierra mala no afectaron a nadie más que a ellos mismos. Pero la tierra de espinos es lo más cercana a la buena tierra, es el monte alrededor de la huerta que consume el agua, el abono que el sembrador usa para la huerta y también le tapa el sol a las semillas plantadas en buena tierra.
La tierra de espinos son las personas que están dentro de la iglesia, pero las distracciones de aquí dentro los han contaminado tanto que su fruto es otro al del Señor, pueden creerse, verse, hablar como buena tierra pero son espinos dañinos dentro de la casa del Señor.
Estas distracciones son las que están relacionadas al ministerio pero que no son ministerio:

  • El buscar un lugar.
  • Que los demás los vean.
  • El leer Biblia para presumir con los demás.
  • El pararse al frente en la adoración para que los demás sepan que soy muy espiritual.

Por lo general tienen estas distracciones porque son inseguros ministerialmente y por eso alguien nuevo, sus pastores, sus discípulos son amenazas. Siempre le dicen a sus lideres: “Estoy bien y creciendo” para que los pongan a predicar, danzar o tocar alabanza, ninguno de los anteriores es ministerio, ni un llamado, ni un propósito en si mismo, es solamente un privilegio pero para estos espinos es la oportunidad de darse a conocer.
Se los dije en una reunión que tuvimos y se los repito a todos: No todos predicarán, no todos tocarán alabanza, no todos danzarán, no todos darán estudios bíblicos, ni viajarán a las naciones, ni harán grandes cruzadas. Tal vez tu propósito es estar para la gente que te necesita en la pequeña iglesia El Olivo en Costa Rica o servir en diaconado, o no sé. Eso para el mundo puede que no sea atractivo, pero para Dios serás un buen siervo.
La TV cristiana y la radio nos hacen pensar que la fama es lo más importante y que el predicador entre más famoso es más ungido, lo que hacen es dañar a los que los escuchan.
Cada uno de nosotros tenemos un propósito similar o general (como evangelizar, no pecar, honrar a nuestros padres, orar, etc). Pero también tenemos diferentes propósitos personales en Dios y todos estos propósitos son complementarios para que el Reino de Dios se expanda, y si todos entendiéramos esto no habrían celos ministeriales, competencias, ni envidias. Cada uno trabajaría en su propósito dando lo mejor en lo que toque hacer. Sea limpiar baños o sea predicarle a presidentes.

8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.
9 El que tiene oídos para oír, oiga.

Semilla en buena tierra
Yo le agregaría una pequeña parte, minúscula partecilla, cayó en buena tierra (en la persona correcta). Sea en China, si algo que les dije llego al corazón de uno de esos jóvenes , o aquí si algo de esto cayó en un corazón humilde de alguno de ustedes y dio fruto por más pequeño o insignificante que sea. Todo valió la pena.
Porque una sola semilla sembrada en buena tierra dará fruto, porque la buena tierra no se desenfoca, ni las distracciones del camino, ni la distracciones de los pedregales, ni las distracciones de los espinos son más que el amor a Jesucristo y el anhelo de seguirlo.
Si ese amor es genuino, el Señor se revelará a tu vida con revelación fresca, con nuevas fuerzas, con una fe de hierro que no desmaya sin importar el problema.
Si en verdad te identificas con alguna de las anteriores y las semillas no están produciendo frutos o lo que es peor tus frutos son malos, o sabes que debes hacer pero las distracciones de la vida te asfixian, te ahogan y no te dejan salir. Entrégaselas al Señor hoy, Él se encargará de llevar tus cargas:

  • Tu orgullo.
  • Tu miedo.
  • Tu soledad.
  • Tus angustias.
  • Tu ansiedad.

Solo deja que el Señor haga, ponlo en primer lugar antes de cualquier otra cosa y Él no te dejará y te mostrará tesoros que ojos de hombre no han visto y te recompensará con tu añadidura.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?