Poder de resurrección y vida: Sacerdotes de Dios
0
205

Poder de resurrección y vida: Sacerdotes de Dios

“Luego vi a un ángel que bajaba del cielo con la llave del abismo sin fondo[a] y una pesada cadena en la mano. Sujetó con fuerza al dragón—la serpiente antigua, quien es el diablo, Satanás—y lo encadenó por mil años. El ángel lo lanzó al abismo sin fondo y lo encerró con llave para que Satanás no pudiera engañar más a las naciones hasta que se cumplieran los mil años. Pasado ese tiempo, debe ser soltado por un poco de tiempo. Después vi tronos, y los que estaban sentados en ellos habían recibido autoridad para juzgar. Vi las almas de aquellos que habían sido decapitados por dar testimonio acerca de Jesús y proclamar la palabra de Dios. Ellos no habían adorado a la bestia ni a su estatua, ni habían aceptado su marca en la frente o en las manos. Volvieron a la vida, y reinaron con Cristo durante mil años. Esta es la primera resurrección. (El resto de los muertos no volvieron a la vida hasta que se cumplieron los mil años). Benditos y santos son aquellos que forman parte de la primera resurrección, porque la segunda muerte no tiene ningún poder sobre ellos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él durante mil años” Apocalipsis 20:1-6

La Biblia es la palabra de Dios y es un libro histórico que narra los acontecimientos que ya sucedieron y los hechos que van a pasar. Dios es soberano y nos permite saber este futuro que nos espera, el cual es nuestra esperanza porque sabemos que se va a cumplir.

Primeramente, es necesario entender la línea del tiempo. Actualmente estamos en un periodo de gracia, es decir, somos salvos por la gracia que nos fue dada en la cruz, y con la cual Jesús nos dio acceso al Padre y a la eternidad con Él.

La Biblia narra acerca del rapto y la gran tribulación. Vendrá un día donde este mundo llegará a los días de Noé, donde se va a levantar una figura sociopolítica que va a establecer 3 años y medio de paz y 3 años de tribulación. Este pasaje de apocalipsis habla post Gran tribulación, en donde habrá un periodo de mil años, que se conoce como el milenio.

Existen tres posiciones teológicas con respecto al milenio:

Posición Amilenial, la cual cree que actualmente estamos viviendo el milenio, sin embargo, esta teoría no sería correcta porque significaría que hoy en día Satanás estaría atado y no estaría obrando como lo hace actualmente.

Posición Post-Milenial, la cual considera que el milenio vendrá después de mil años, y que va a haber una gran cosecha, sin embargo, bíblicamente se habla de que el corazón de algunos se endurecerá y se apartarán de la verdad.

Posición Pre-Milenial, que cree que Cristo va a regresar después de la Gran Tribulación y antes del milenio.

En Apocalipsis 20:1-6 se habla de que un ángel va a tomar cautivo a Satanás, encadenado en una prisión. La mentira que muchos cristianos creen es que Satanás es la antítesis de Dios, sin embargo este pasaje nos muestra como un ángel, que ni siquiera es mencionado su nombre, es quien tiene poder para encerrar a Satanás.

Debemos hacer nuestra la verdad de que nuestro Dios es muchísimo más grande que el enemigo, el cual nunca va a llegar a la altura de Dios. Cuando entendamos que es más grande quien está en nosotros sobre toda situación y que es el Señor quien da la victoria sobre todo, y que el único rol de Satanás es engañar, recibiremos libertad.

En el versículo 3 se habla del abismo donde Satanás va a ser encerrado. No es el infierno, es el término griego “abyssus”, el cual solo es mencionado en la Biblia dos veces en Lucas y Apocalipsis. En Lucas 8:30-31 mencionan este término cuando los demonios le pidieron que no los enviase allí, en Judas se habla de demonios de alto rango que fueron encerrados en este abismo.

Y con todo esto puede que surja una pregunta en nosotros, ¿Por qué Dios no encarceló a Satanás desde el día uno? Nosotros no necesitamos tener todas las respuestas, si algo no ha sido revelado es porque el Señor sabe que no lo necesitamos saber. Pero esta pregunta puede venir de un corazón de orgullo y prepotencia, basado en la idea en nuestra mente limitada y finita que si nosotros fuésemos Dios habríamos hecho las cosas diferentes y serían mejor.

Dios es soberano, aunque nuestra mente finita muchas veces no entendamos porque vivimos ciertas cosas. Existe el concepto teológico Teodicea, que es el estudio de la naturaleza de Dios. A través de ciertas cosas que el Señor permite, podemos conocer su naturaleza, el pecado nos hace conocer la naturaleza de gracia de Dios, el dolor nos permite conocer al Dios sanador, las ataduras del enemigo nos permiten conocer la libertad. Dios todo lo utiliza a su favor y revelar propósitos. Debemos confiar en el Dios que se ha dado a conocer, confiando que lo que Él nos revelo es lo que Él ocupaba dejarnos en su soberanía.

El rol de Satanás es engañar, por lo tanto, nuestro rol es escudriñar la Verdad para que no seamos engañados. En los otros versículos se habla de los acontecimientos que van a suceder, eventos escatológicos. En este pasaje se habla de tres grupos de personas:

– Los santos, los que murieron estando en Cristo y los que fueron raptados junto con Él.

– En el versículo 4 menciona a los que vivieron en la Gran Tribulación, pero que, aunque no se arrepintieron en la dispensación de la gracia, decidieron escoger a Cristo en la gran tribulación.

– Y el último grupo de personas son aquellos que sobrevivieron a la Gran tribulación.

El versículo 6 habla de lo bendecidos que somos los que tendremos parte en la primera resurrección, porque no moriremos, gracias a Cristo recibimos el poder de eternidad. Y se habla de dos roles, reinar y sacerdocio. Reinaremos junto con el Señor y vamos a ser sacerdotes en el milenio, ministrando de parte de Dios a aquellos que quedaron de la gran tribulación.

En el milenio, el mundo va a ser similar al mundo que conocemos, los animales volverán a ser dóciles, habrá longevidad, en Isaías se habla de cómo se verá la vida en ese momento. Y ese remanente que quedó construirá sus vidas con normalidad, pero aún tendrán su naturaleza pecaminosa. La diferencia del mundo del milenio será que Dios va a ser Señor, su ley será la ley.

Y después de los mil años Satanás será liberado, y aunque nosotros no podremos ser tocados en nuestros cuerpos glorificados, él si podrá atacar a aquel conjunto de personas que nació y creció en esa utopía del milenio, ellos serán engañados y se rebelarán contra Dios, y luego vendrá el Juicio final de Dios donde serán condenados.

Es así como podemos aprender que ni aún con el mundo utópico y perfecto del milenio ni todo vuelto a su diseño original, la naturaleza pecaminosa del humano va a cambiar, y volverán a ser engañados por Satanás. Es así como debemos saber que solo hay un camino para la salvación y la eternidad, es por la gracia y la misericordia que recibimos por la cruz, porque el precio ya fue pagado allí.

Está en nosotros decidir si queremos vivir la gran tribulación, o si decidimos creer en el sacrificio de Jesús, porque lo que está escrito se va a cumplir.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?