Devocional: Armadura de Dios – Día 6

Escrito por:

La espada del Espíritu

Plan devocional: Día 6 de 7

Tomen también el casco de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios.

Efesios 6:17

Una tarde me dirigía a una cafetería en el centro de San José; había quedado de encontrarme con un amigo. Durante todo el camino iba bastante inquieto y un poco nervioso, pues sabía que él pretendía un consejo que iba más allá de mis capacidades. Entramos en el modesto café, me pedí un chocolate caliente y con la mejor actitud me dispuse a escuchar atentamente cada palabra. Los minutos pasaban y dentro mi sólo había un clamor a Dios: «Por favor permíteme ser un instrumento de tu paz».

El momento había llegado, era mi turno para hablar y estaba totalmente en blanco, no sabía que decir ni que pensar. Mi amigo se detuvo, a pesar de lo abrumado que se le podía ver, no estaba buscando una respuesta en mí. Con un leve movimiento sacó la Biblia de su maletín y comenzó a leer en voz alta la carta que él apóstol Pablo hace casi 2000 años le había escrito a los Romanos inspirado por el Espíritu Santo. Conforme leía sus ojos se iban llenando de lágrimas, hasta llegar el momento de no poder más y sólo alcanzó a decirme: –«Ema, yo soy el responsable de mi pecado». 

Algunos años han pasado ya desde aquella lluviosa tarde de octubre y aún cada vez que la recuerdo no puedo contener mi asombro por lo sucedido. Fui testigo del asombroso poder de la palabra de Dios, como escribió Isaías: sale de su boca y no vuelve a él vacía, sino que cumple el propósito por el cuál fue enviada. Esa espada aguda e incisiva que es la palabra de Dios llegó a lo más profundo del corazón de aquel hombre, no se necesitó de nada ni de nadie más, la Biblia fue suficiente. De ese día en adelante su vida no fue la misma, y la mía tampoco.

Oremos:

Papá gracias por tu gran amor, gracias porque no nos dejaste solos ni sin guía sino que nos diste al Espíritu Santo y tu Santa Palabra para llevarnos a toda verdad. Ayúdanos por favor a comprender que no basta con poseer una Biblia sino que necesitamos llenar nuestras mentes y corazones de ella. Por favor Señor te pedimos que tu palabra se lámpara a nuestros pies, en el nombre de tu hijo Jesús. Amén.

Emanuel Uritum


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?