Devocional: Cómo ser un buen padre – Día #5

Avatar del usuario

Escrito por:

Un padre capacitado

Plan devocional Día 5 de 5

No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” Hebreos 10:25

Una crianza en santidad puede parecer una tarea desalentadora. Sin embargo, la buena noticia para nosotros como cristianos es que no estamos solos en nuestro caminar con el Señor. Tenemos una familia más grande, la iglesia de Dios, que nos ayuda en todos los aspectos de nuestra vida espiritual. Esto incluye la crianza de los hijos. Necesitamos dedicarnos a la iglesia de Dios asistiendo y comprometiendonos con una congregación cristiana. Cuando nuestra iglesia se reúne los domingos para el culto familiar, deberíamos estar allí. Si nuestra iglesia tiene un servicio a mitad de semana, deberíamos intentar asistir. Cuando lo hacemos, experimentamos la enseñanza de la Palabra de Dios juntos como una familia.

Muchas iglesias también tienen estudios bíblicos que se reúnen en varios momentos y discuten diferentes temas. La Biblia dice que cuando nos reunimos, podemos exhortarnos y alentarnos mutuamente. El hierro afila el hierro es una expresión bíblica que significa que podemos crecer, ayudarnos y aprender unos de otros. Como la crianza de los hijos no es una tarea fácil, debemos aprovechar cualquier capacitación y equipamiento que pueda ofrecer una iglesia local.

Todos somos estudiantes de la Palabra de Dios. Cuando nos enseñen en nuestra iglesia, podemos ir a casa y transmitir este conocimiento a nuestros hijos. En casa, podemos practicar vivir la Palabra de Dios que escuchamos en la iglesia. Escuchar la Palabra juntos como familia hace que el trabajo sea aún más fácil. Más tarde podemos discutirlo juntos y ayudar a responder cualquier pregunta que nuestros hijos puedan tener. En otras palabras, la iglesia entrena a los padres y los padres entrenan a los niños.

La iglesia nos brinda oportunidades para servir y capacitarnos en la Palabra de Dios de una manera práctica. Podemos llegar temprano para iniciar el servicio dominical. O podemos ayudar a las personas en necesidad, o reunirnos a orar por otros, incluso dar la bienvenida a los que llegan por primera vez. Debemos involucrar a nuestros hijos en un grupo juvenil. Incluso motivarlos a participar en el liderazgo a su propio nivel dirigiendo un Estudio Bíblico juvenil o cantando en un servicio de adoración juvenil. La iglesia de Dios es un lugar increíble que Dios nos proporcionó para que aprendamos la Palabra de Dios juntos y experimentemos el amor fraternal. La iglesia nos ayuda a cumplir nuestra tarea de criar hijos temerosos de Dios.

Basado en el devocional de podcast de straighttruth.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/**/ //GOOGLE ANALYTICS - Derek - 2024
Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?