Devocional: El corazón verdadero de una mujer – Día 1

Escrito por:

El corazón obediente de una hija

Plan devocional: Dia 1 de 5

“Está vestida de fortaleza y dignidad, y se ríe sin temor al futuro”

Proverbios 31:25

Debo de confesar que siempre me ha costado mucho pensar en mi futuro sin temer, sin inquietarme por no saber que vendrá, dándome cuenta que no siempre tenía un corazón obediente al Señor.

El querer controlarlo todo es algo con lo que muchas mujeres luchamos y más en una sociedad que nos enseña a seguir nuestro corazón, buscar nuestra felicidad y a creer que “sabemos que es mejor para nosotras”. Hay cierta verdad en el hecho de que podemos cumplir nuestros sueños, ser felices y esforzarnos para eso, pero pensar que nada puede ser diferente a nuestro “plan perfecto” de ese futuro soñado y que tenemos la capacidad de controlarlo todo, no solo es frustrante, sino es una completa mentira.

Una vez alguien dijo que “la obediencia a medias, no es obediencia”; y esto es porque la obediencia no solo es la acción de no hacer algo, también es una actitud del corazón.

Meditando recientemente en Proverbios 31:25 «… y se ríe sin temor al futuro.”, me vi tan confrontada por este versículo, pensando si ¿estaba realmente siendo obediente como esta mujer que describe Dios? la realidad era que no, estaba dudando y temiendo por mi futuro. Si bien, Jesús es el mayor ejemplo de obediencia, pensemos por un momento en el corazón obediente de María. En Lucas 1:38 cuando el ángel se le apareció a María para darle la noticia de que quedaría embarazada, “María respondió: – Soy la sierva del Señor. Que se cumpla todo lo que has dicho acerca de mí. Y el ángel la dejó”.

Para María no fue fácil responder ante aquel llamado con obediencia, ya que en la época en que vivía, quedar embarazada fuera del matrimonio era sinónimo de vergüenza y rechazo, no sabía que le podría esperar a su futuro y quizás sus sueños se estarían desvaneciendo ante esa noticia. Eso nos enseña que el corazón obediencia de una mujer confía, es humilde, muere a sí misma, disfruta el diseño y el plan del Señor; aunque no siempre sea fácil, camina en la verdad para llevar a otras a conocer la verdad, sabe que es amada por el Padre y renuncia a sus sueños personales para formar generaciones que adoren al Señor.

Oremos:

Señor, te pedimos perdón por las veces que hemos dudado del diseño que has hecho para nosotras y de que  nuestro valor está en Ti. Te pedimos que nos enseñes a ser mujeres obedientes a tu Palabra y a tus enseñanzas, te amamos. En el nombre de Jesús, ¡Amén!

Gloriana Fernández

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?