Devocional: El Diseño de Un Hombre – Día #5

Escrito por:

Como Padre

Plan Devocional: Día 5 de 5

«Pero el amor del Señor permanece para siempre con los que le temen. ¡Su salvación se extiende a los hijos de los hijos»

Salmos 103:17

De niño y de joven tuve un padre ausente debido a sus obligaciones laborales. No puedo decir que esto marcó en  mi vida la necesidad de encontrar la definición y el amor de padre, porque no fue así conmigo, pero sí, cuando tuve mi primer hijo. Yo busqué en libros y revistas, consejos de cómo ser un buen padre, en vista de que no tenía esa experiencia y conocimiento. Comentando con el grupo de hombres al que asistía, me dieron un sabio consejo: si quieres aprender cómo ser padre al estilo de Dios, debes estudiar la Biblia y orar a Dios, para que te revele la mejor manera de ser padre para tus hijos.

Y al hacerlo encontré la verdad, se abrió mi entendimiento y mi alma comprendió lo maravilloso que es Dios como Padre, que nos ha adoptado como sus hijos e hijas. Brevemente quiero compartir algunos de muchos principios que comprendí y aprendí de nuestro amoroso,  misericordioso y bondadoso Padre, que confío plenamente pueda cautivar tu vida mi amado hermano y ayudarte en el proceso de ser padre que es para toda la vida, cuando Dios nos hace bienaventurados con la bendición de tener, criar y educar  hijos.

Dios es un Padre siempre paciente, amoroso y misericordioso. Salmo 103:17

Dios siempre está disponible para sus hijos Salmo 138:3

Los padres terrenales pedimos a nuestros hijos que se deben ganar nuestro amor, pero Dios no es así con cada uno de nosotros Romanos 5:8

Nuestro padres terrenales pueden enojarse o resentirse porque les fallamos, pero Dios jamás dejará de amarte por más que le falles Romanos 8:38-39

Oremos:

Amado Padre, en ti encontramos el amor, la justicia, la misericordia, el perdón y la bondad para hacernos sentir protegidos y amados como hijos tuyos. Ayúdanos no sólo a entender la magnificencia de tu rol de Padre divino con nosotros, sino a tener un corazón dispuesto a escucharte, a estar en comunión contigo y aprender de tu sabiduría y conocimiento. Que todos los días de nuestra vida podamos ser padres pacientes y bondadosos; cercanos siempre a las necesidades de nuestros hijos; comprensivos y perdonadores, cuyo interés sea el bienestar de sus hijos e hijas. Como padres te damos a ti amado Dios la gloria y la honra, por los siglos de los siglos. Amén.

Eduardo Artavia Murillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?