Devocional: Esfuérzate – Día #1

Escrito por:

Esforzándome al servir

Plan Devocional Día 1 de 5

Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano.

1 Corintios 15:58 (RVR)

¡Felicidades, qué bien lo hiciste! A todos nos encanta escuchar esas palabras. Nos gusta que las personas noten nuestro esfuerzo; ya sea nuestro jefe, pastor, familia, maestro, amigos o cualquier otra persona. Muchas veces yo he sido esa persona, aquella que busca la aprobación y el elogio de los demás. Cuántas veces me he esforzado dando lágrimas, sudor y tiempo para ni siquiera recibir un gracias.

Pero he aprendido que el Señor ve TODO lo que hacemos (lo bueno y lo malo) y la intención con que hacemos las cosas. No se trata solamente de servir, se trata de hacerlo con el corazón correcto sin importar la tarea que sea. No hay ni un solo día en el que me arrepienta de haberle entregado mi vida a Cristo e intentar darle todo, aunque me equivoque muchas veces. Les puedo decir que aún en los peores momentos de mi vida he encontrado deleite en servirle a un Dios que me ama incondicionalmente y que dio hasta su última gota de sangre por mí. Jesús es mi recompensa y Él es suficiente.

Seguí dando tu 100% para el Señor, porque a su debido tiempo Él mismo te dirá: “… Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” Mateo 25:21. Nada de lo que hacemos es en vano, y aún si no recibiéramos nada a cambio, ser hechos hijos de Dios es nuestra mejor recompensa.

Oremos:

Gracias Señor porque eres fiel. Enséñame a esforzarme y darte siempre lo mejor que tengo cada día, sin esperar nada a cambio. Hoy quiero agradarte y hacer tu voluntad en todas las áreas de mi vida, más que mi voluntad, porque sé que tus planes son mejores que los míos. Anhelo ser un siervo fiel que te busque de todo corazón. Tu recompensa es mejor que la que cualquier persona nos pueda dar, y te doy gracias por darme la oportunidad y el privilegio de servirte. Pon en mí el querer como el hacer para servirte donde quiera que vaya y entregarte todo con un corazón agradecido y alegre. En el nombre de Jesús, amén.

Larissa Berdugo


Comentarios

  1. Amén y amén, bellas palabras, que así sea

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *