Devocional: ¿Hemos perdido el tiempo – Día #2

Escrito por:

Refugio inquebrantable

Plan Devocional Día 2 de 5

«Tú, Señor mi Dios, eres mi esperanza; tú me has dado seguridad desde mi juventud«

Salmos 71:5

Recuerdo una noche cuando tenía 6 años, estaba en mi cama listo para dormir, y de repente vino a mi mente un pensamiento horrible sobre Dios, me asusté mucho y hasta me puse a llorar. Fue cosa de una noche nada más, y luego lo olvidé. Cuando tenía 12, empecé a ir a la iglesia con mis papás. Disfrutaba mucho las reuniones de jóvenes, veía a los más grandes sirviendo, y yo deseaba llegar a servir así. ¡Servirle al Señor era lo que más quería! Pero un día recordé el pensamiento que había tenido a los 6, y a la edad de 13 años, me sentía como la persona más condenada, y sin esperanzas de poder agradar a Dios.

En Juan 10:10 Jesús nos dice “El ladrón no viene sino para hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” Siendo solo un niño, el enemigo quiso venir a robar el propósito que Dios tenía para mí. Me recordó su mentira cuando el deseo de servir y de aprender estaba empezando a crecer en mi corazón. Cargaba con tanta condenación, pero muy por encima de eso, deseaba darle a Jesús mi tiempo, mis sueños, y mi juventud. Sabía que eso era lo mejor podía hacer, y era lo que quería hacer. Ese anhelo era, y es, parte de esa vida en abudancia que Jesús nos dio.

Lo que el enemigo quiso usar para robar y destruir, Dios lo usó para animarme a no rendirme, para moverme a buscar servirle todos estos años, a pesar de cualquier cosa. El enemigo querrá venir a destruir planes chivísimas que el Señor tiene para nosotros, pero recordemos siempre que en Génesis 50:20 dice “Ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios cambió todo para bien…”. Él es más grande, y transforma todo para nuestro bien. Entregarle mi tiempo y mis fuerzas al Señor me llevaron a encontrar el refugio más seguro, y es un refugio donde nuestro propósito y nuestra vida no pueden ser destruidos.

Amén 

Papá, hoy te agradezco tanto por darnos la fuerza para seguir buscando hacer tu voluntad, por nunca quitar tu mirada de nosotros, animándonos a no desistir y confiar en que eres nuestra seguridad. Hoy rendimos nuestro corazón a ti, sabiendo que no hay nadie más que pueda darnos las palabras de vida que tú nos das, y te pedimos que nos ayudes a movernos siempre por tu Espíritu, y que ninguna mentira nos haga quitar la mirada de buscarte. Te damos gracias, y ponemos nuestra vida delante de ti, en el nombre de Jesús. Amén

Olman Orozco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?