Devocional: ¿Inmune a situaciones del mundo? – Día #4

Escrito por:

Cuando fui tentado a no guardarme antes del matrimonio

Plan Devocional Día 4 de 5

«Mejor es ser paciente que poderoso; más vale tener control propio que conquistar una ciudad.»

Proverbios 16:32

La Biblia habla mucho acerca del sexo y de para qué lo hizo Dios. Es muy importante entender dos cosas: La primera es que el sexo no fue idea del diablo, fue de Dios, así que el sexo es bueno, hecho por un Dios bueno, por lo tanto, Él mejor que nadie puede decirnos cómo vivirlo. Y la segunda, es que Él lo diseñó con propósitos específicos exclusivamente para el disfrute y el bienestar de un hombre y una mujer comprometidos a amarse y a servirlo a Él. Hablando acerca de cuidar nuestra sexualidad 1 Corintios 6:13 dice “nuestro cuerpo fue creado para el Señor, y al Señor le importa nuestro cuerpo”. 

A los 20 años decidí entregarle a Dios esta área de mi vida y empecé conscientemente a dedicarme a entender la forma en que quiere que viva mi sexualidad. Conocer realmente lo que Él tiene que decir al respecto alimentó mi temor hacia Él y me motivó en esta difícil carrera de guardar la santidad. Estuve 3 años de noviazgo con mi esposa y fue realmente difícil llegar al matrimonio sin acostarnos o sin siquiera tocarnos indebidamente, fue una lucha continua para refrenar mis deseos y no cruzar límites, y siempre me preguntaba de una forma muy frustrada: ¿Por qué Dios puso estos deseos en mi, si aún no podía disfrutarlos? ¿No sería más fácil llegar al matrimonio y que esos deseos vinieran repentinamente?

Un día encontré una respuesta que realmente me motivó y de cierta manera me alivió. Dios puso esos deseos desde una edad temprana por dos razones: 1. Cultivar mi dominio propio, esto es muy importante para Dios (Proverbios 16:32), y 2. Tener algo valioso que darle a mi esposa y a Él el día de mi casamiento. ¿Lo ven? Primero que todo, es una oportunidad para mostrar mi fidelidad a Dios, y segundo, es la oportunidad de llevarle algo valioso a la persona que amo. Esto es amor, el amor implica sacrificio, sufrimiento, negación y fidelidad, el resto es simplemente egoísmo disfrazado de amor (lo que el mundo promueve), y cuando guardamos nuestra sexualidad el tiempo que tengamos que hacerlo, aunque eso implique sufrir, entonces tendremos algo valioso que dar.

Muchos hemos fallado en esta área, pero eso no debe desanimarnos, porque Él hace nuevas todas las cosas y el día de hoy podemos iniciar con este compromiso.

Oremos:

Padre, con humildad quiero venir delante de ti, quiero confiar en ti y conocer tus caminos, no quiero ignorar tu voz, no quiero ignorar lo que tú tienes que decir en cada aspecto de mi vida, no me quiero gobernar a mi mismo, quiero que tu lo hagas, quiero que de verdad seas mi Señor, tú me creaste, y creaste cada parte de mi cuerpo y te importa cada detalle de mi vida, ayudame a creer esto con todo mi corazón. En el nombre de Jesús, Amén.

Frecson Trujillo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?