Devocional: Nos congregamos porque: – Día #3

Escrito por:

Nos enseña a perseverar

Plan Devocional Día 3 de 5

 “sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.”

Filipenses 3:14

Mi papá es entrenador de baloncesto y actualmente entrena un equipo de jóvenes. El año pasado cuando inició la pandemia decidieron seguir con los entrenamientos desde la casa, de forma virtual. Siendo sincera todos en mi casa, incluso mi papá pensamos “esto será un fracaso”, mi papá solo se preguntaba – ¿cómo voy a mantener a 20 jugadores por tiempo indefinido sin estar en una cancha? – , sin embargo para nuestra sorpresa el equipo terminó el año con todos sus jugadores y con una asistencia casi que perfecta. ¿Qué hizo mi papá para lograr que todos los jugadores se mantuvieran constantes y no murieran en el intento?, les enseñó a perseverar.  

Durante nuestro caminar en el Señor nos vamos a ver retados a perseverar en diferentes áreas, en oración, en obediencia, en su Palabra, en medio de la prueba y al momento de congregarnos. El Señor me ha confrontado con esta última varias veces; pues nos pasa que no todos los días queremos ir a la iglesia, quizás nos dijeron algo que no nos gustó, nos lastimó y no queremos volver, tenemos otros planes “mejores” o fuimos para que oraran por nosotros, pero todo a nuestro alrededor “sigue igual”. He estado en esos momentos varias veces, pero el Señor me ha llevado a perseverar, a asistir sin importar mis circunstancias, mi deseo o estado de ánimo. Estoy segura que para esos jugadores no fue fácil seguir entrenando sin jugar ni un solo partido, sin ganar campeonatos y sin alcanzar ninguna meta, pero ellos decidieron ser constantes. 

No siempre será el día ni el momento perfecto para ir a la iglesia, no siempre veremos resultados inmediatos, pero los reto para que al igual que esos jugadores creyeron en mi papá y perseveraron en cada entreno, creamos aún más nosotros en Jesús, y perseveremos, no dejemos que nuestras circunstancias, emociones, amistades y demás cosas sean mayores que nuestro anhelo de perseverar junto con Cristo y de asistir a la casa del Señor; al final no será fácil, pero hay una promesa que nos da el Señor, que nos debería emocionar más que cualquier cosa “Pues, si somos fieles hasta el fin, confiando en Dios con la misma firmeza que teníamos al principio, cuando creímos en él, entonces tendremos parte en todo lo que le pertenece a Cristo.” Hebreos 3:14. 

Oremos:

Señor, te damos gracias por ese regalo inmerecido que nos diste por medio de Jesús, de ser participes de tu Reino, te pedimos perdón por todas las veces que no hemos sido constantes, ayúdanos a perseverar, mantenernos firmes y creer hasta el final, ¡Te amamos! En el nombre de Jesús, Amén. 

Gloriana Fernández


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?