Devocional: Libro de Santiago – Un Reto a Nuestra Fe – Día #2

Escrito por:

Actuando con base a lo que creemos

(Capítulo 2)

Plan Devocional Día 2 de 5

«¿Ya ves? Su fe y sus acciones actuaron en conjunto: sus acciones hicieron que su fe fuera completa. Y así se cumplió lo que dicen las Escrituras: «Abraham le creyó a Dios, y Dios lo consideró justo debido a su fe». Incluso lo llamaron «amigo de Dios»

Santiago 2: 22-23

Hoy les quiero abrir mi corazón. Hace unos años estuve cerca de casarme, hasta que todo se derrumbó. ¿Alguna vez han sentido que no van a salir de esa mala situación, como si Dios los hubiera “abandonado”? Esa era yo. Me sentía deprimida, sola, sin propósito para vivir y a mis 24 años sentía que mi vida se había acabado por completo. Se me olvidó que tenía un Dios, solo podía ver lo malo que pasaba, estaba enfocada en mi dolor y soledad. En ese proceso perdí amigos, personas que amaba, y aunque estaba rodeada de gente que se preocupaba genuinamente por mí, me sentía completamente sola. Mi fe estaba puesta en las personas y no en un Dios TODO PODEROSO. A veces podemos estar rodeados de bendiciones y no las vemos por estar tan enfocados en nosotros mismos.

Me sentía como Abraham cuando entregó a Isaac: Dios quería que le entregara TODO. Después de pasar muchos meses difíciles, empecé a encontrar refugio, esperanza y verdadero amor en el único que me lo podía dar. Entendí que nadie en este mundo me va a poder ofrecer lo que solo Dios puede dar. Un día decidí entregarle todo mi dolor y poner mi fe en Él y no en las circunstancias o en las personas, y empecé a actuar de acuerdo a esa confianza que tenía en Dios, en saber que todo iba a estar bien porque Él estaba conmigo y eso era suficiente. No voy a decir que fue fácil, pero con Su ayuda fue posible.

El Señor no quiere ser una parte de nuestra vida, Él quiere ser TODO. Hasta el día que entendí que Dios no me había dejado, no me había olvidado, que nunca estuve sola porque Él siempre estuvo ahí, me amaba – y me ama – incondicionalmente, y que Sus planes eran buenos para mi vida; entonces empecé a experimentar esa paz y libertad que solo nuestro Padre nos puede dar en medio de la tribulación. Dios quiere no solo que caminemos por fe, si no que actuemos de acuerdo a lo que creemos. ¡Hoy te traigo buenas noticias! Si genuinamente has entregado tu vida a Cristo; Dios tiene planes de bien y no de mal para vos. Él nunca te ha abandonado, y TODO, aún las cosas malas nos ayudan a bien para aquellos que AMAMOS A DIOS, aquellos que sabemos que somos sus hijos y creemos con certeza que Él tiene control de todo lo que nos pasa. Empecemos a caminar con fe en medio de las pruebas, poniendo la mirada solamente en Jesús, en las promesas de su Palabra y confiando en un Dios eternamente fiel. Lo que con lágrimas sembramos, con regocijo lo recogeremos. Tal vez hoy estés pasando una prueba difícil, pero te quiero decir que así como salí victoriosa en Cristo Jesús de mi prueba, Dios te va a sacar de donde estás y te mostrará que Cristo ya nos dio la victoria en la cruz del calvario. ¡Hay esperanza en Él!

Oremos:

Señor te doy gracias por la prueba que estoy viviendo. Perdóname si he puesto mi fe en personas, circunstancias o en mí misma, y no en el único que me puede dar todo lo que necesito. Hoy sé que nunca he estado sola, que siempre has estado ahí conmigo, que tienes cuidado de mi vida y que todo lo que he vivido me ayuda para bien. Sé que me amas y que tienes planes de bien para mi vida. Y aunque hoy no pueda ver la salida a mi situación, sé que tu me vas a dar la victoria y voy a caminar de acuerdo a esa fe que has puesto en mí. Gracias Padre Celestial por llamarme tu hija y amarme como nadie nunca me va a amar. En el nombre de Jesús, Amén.

Larissa Berdugo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?