¿Por qué un cristiano debería estudiar?

Escrito por:

En Julio de este año cumpliré diez años de trabajar con jóvenes. En estos años he tratado con ellos (y han tratado conmigo) muchísimos temas, obviamente algunos son algo de una sola vez y nunca más se repetirán, pero algunos otros se convierten en temas del día a día y se siguen conversando porque son cuestiones que afectan a cada joven sin importar quién es, de donde viene o su edad.

Uno de esos temas siempre relevantes es el estudio. Al tener un grupo de alrededor de cien jóvenes es usual recibir llamadas de mamás molestas porque su hijo o hija llevó malas calificaciones o permisos negados por el mismo motivo, y por eso mismo son usuales las charlas que buscan una mejora en al área académica de los muchachos, pero más allá de los reproches de los padres o el simple hecho de cumplir, ¿porqué un cristiano debería estudiar? Me he dado cuenta que el error está en que los jóvenes piensen que estudiar es solo una “obligación” o “algo que mi mamá me dice que haga” y no una parte fundamental de su formación integral como personas, o que se den cuenta de eso demasiado tarde.

Si eres joven y te has preguntado porque debes estudiar trataré de responderte o darte unas buenas razones de porqué debes hacerlo, espero que esto te ayude para que te motives a dar más de ti en el aspecto de desarrollar tu mente y tu intelecto.

Amarás a Dios con toda tu mente

“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.” Mateo 22:37

Primeramente recordemos que debemos amar al Señor con toda nuestra mente. Eso no se refiere en estar pensando “aleluya, aleluya” todo el día, o pensar en las canciones que cantamos la iglesia, realmente significa poner cada pensamiento y esfuerzo mental en función de Dios. El estudio al cuál Dios nos haya dado la oportunidad de acceder, sea la educación secundaria, universitaria, técnica o de cualquier forma, es solamente para Su gloria, es algo de debemos utilizar para glorificar a Dios.

Acá debemos luchar contra la corriente anti intelectualista que ha atacado algunos sectores evangélicos, que por distintas razones han rechazado el desarrollo intelectual[1], sobre esto Os Guinness dice: “Fundamentalmente el anti intelectualismo evangélico es a la vez un escándalo y un pecado. Es un escándalo en el sentido de ser una ofensa y una piedra de tropiezo que dificulta innecesariamente que las personas serias consideren la fe cristiana y la venida de Cristo. Es un pecado porque es un rechazo, contrario al primero de los dos grandes mandamientos de Jesús, a amar a nuestro Dios con toda nuestra mente”[2]

Es necesario que los cristianos dejemos de amar a Dios solamente con nuestras emociones y que comencemos a hacerlo también con nuestra mente, como Jesús nos mandó y él mismo hizo. La iglesia evangélica tomó la estrategia de que las personas no estudiaran (alrededor de los años 70`), esto con la intención de que el mundo no entrara en la iglesia debido a la desconfianza en los sistemas educativos, pero la consecuencia de esto es una generación de cristianos que se encerraron en los templos y causaron poco impacto en el mundo.

Debemos dar el paso para ser personas de influencia en el mundo, no necesitamos más cristianos en los púlpitos, sino más cristianos siendo catedráticos en las universidades, académicos, ministros en los gobiernos, formadores de opinión, gente preparada que lleve a Cristo a los lugares donde los pastores y las predicaciones de domingo no llegan, y mucho menos la radio y televisión cristiana. Necesitamos ser personas que coloquen el pensamiento cristiano en los lugares de discusión. El estudio nos abre puertas para llevar a Cristo.

La verdad bíblica no ha perdido fiabilidad, sino que no ha habido filósofos, científicos o académicos cristianos que la saquen de los templos, la defiendan y la pongan en un lugar prioritario para la sociedad, los cristianos al huir del ámbito académico lo que han causado es el retroceso, poco a poco, de las enseñanzas y valores cristianos en los centros de educación. Hoy en día lo primero que reciben los jóvenes en la mayoría de universidades es la enseñanza de que “Dios no existe” o “Dios es un mito”.

La iglesia ha cometido el error de darle a todo un carácter eclesiástico en donde la iglesia como organización es primero y ha perdido a prometedores y talentosos químicos, ingenieros o empresarios y los ha convertido en mediocres predicadores, ya que ese no era su propósito. Y aquí es importante aclarar que no todas las personas son llamadas a trabajar al ministerio, todos tenemos que servir en el cuerpo de Cristo, pero no todos son predicadores o maestros de escuelita dominical, tal vez tu llamado es ir y causar un impacto en tu ámbito profesional, quizá es impactar la moda, la medicina o traer la próxima gran revolución en las comunicaciones, no lo sé, pero sé que si Dios ha puesto un sueño de ese calibre en tu corazón debes prepararte para alcanzarlo.

Dios nos manda a esforzarnos para alcanzar nuestros sueños

Cuando el pueblo de Israel iba a llegar a la tierra prometida, luego de estar cuarenta años en el desierto, Dios puso en el liderazgo del pueblo a Josué. Era un momento complicado para ser el líder, Josué debía liderar la transición de un pueblo numeroso a su nueva tierra, la cual estaba llena de enemigos (enemigos realmente fuertes) pero Dios prometió a Josué que él saldría victorioso al conquistar la tierra, Dios le dijo “Nadie podrá hacerte frente” (Josué 1:5).

Dios motivó a Josué y le prometió que estaría con él en todo momento, pero también le dio una palabra que lo retó y que nos reta a nosotros hoy en día para todo lo que emprendamos:

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” Josué 1:9

Dios mandó a Josué a que se esforzara y luchara para alcanzar la promesa. A los cristianos nos encanta escuchar predicaciones en las cuales nos dicen que todo va a estar bien y que tendremos todo lo que necesitamos, eso es cierto, pero es una verdad a medias. Dios nos ha mandado a esforzarnos y ser valientes para heredar sus promesas[3]. Queremos que todo nos caiga del cielo y vivir bajo una ley del mínimo esfuerzo, el problema es que esa no es la manera en la que Dios trabaja. Algunas veces Dios nos traerá una provisión sobrenatural en un momento de necesidad, pero la mayoría de las veces en nuestra vida Dios nos dará las herramientas para alcanzar algo mejor, y el estudio es una de esas cosas. Si deseas superarte y llegar lejos en tu vida comienza esforzándote, prepárate y comprométete a ser el mejor en lo que haces.

Algo innegable del estudio es que nos tomará mucho esfuerzo y sacrificio, pero ¿No nos mandó Dios a eso?

Hace unos días, en nuestro culto de jóvenes, mi gran amigo Pablo Hernández nos compartió una palabra acerca de los sueños. Luego de la enseñanza nos tomamos el tiempo de reunirnos en grupos pequeños para compartir nuestros sueños y luego se compartieron varios de ellos a todo el grupo de jóvenes en general. Debo decir que muchos de los sueños eran increíbles, cosas que sólo pueden provenir del corazón de Dios, anhelos de exaltar el nombre de Dios y llevarlo a la humanidad de maneras nunca vistas. Inmediatamente luego de compartir sus sueños todos pensaban en todo lo que necesitaban para realizarlos, en algunos cosos era mucho dinero, en otros un conocimiento muy extenso y específico en alguna área, inmediatamente lo único que puede hacer fue pedir al Señor que esforzará a esos muchachos y muchachas a cumplir y luchar por sus sueños. Sin duda esos sueños requieren una gran preparación académica en las artes, la ingeniería, la producción audiovisual y muchas otras áreas y así mismo un gran esfuerzo, pero ¿Qué cosa de calidad no requiere un esfuerzo?

Desarrollar tu potencial

La palabra nos dice que los cielos y toda la creación adoran a Dios, los pájaros cuando vuelan, los árboles que dan fruto y se mecen con el viento, las estrellas y la luna, todo lo alaba solamente a Él. ¿Te has preguntado por qué? Sencillamente porque la creación hace la cosa para la cual fue creada, cumple su propósito. ¿Qué más honra al creador que su creación funcionando según su diseño?, yo no imagino a Dios pensando al águila con sus majestuosas alas para que se quedara a ras del suelo, o a un caballo salvaje para que se quedara quieto en lugar de galopar por las praderas luciendo su elegancia, por el contrario imagino a un Dios creativo poniendo cada detalle en su creación para que fuera visto y disfrutado, lo imagino poniendo su firma a cada obra maestra, y entre esas obras maestras estás tú. Desarrollar tu potencial es una de las mayores adoraciones que le puedes dar a Dios y entre esas cosas que Él te ha dado para desarrollar está tu mente, tu intelecto.

El autor John Maxwell escribió “Dios está más interesado en que usted desarrolle su potencial que en los errores que usted pueda cometer”, y creo que tiene razón.

Como cristianos nuestro mayor ejemplo en todo es Jesús, y Él mismo siendo Dios vivió el proceso de formar su intelecto y ser educado:

“Y Jesús crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres.” Lucas 2:52

Ahora podrías pensar que en este caso se refiere al conocimiento ”cristiano” solamente como leer la biblia y renovar tu mente con la palabra, pero el versículo no dice que Jesús solamente leyera la ley o los profetas, dice que Él creció en sabiduría, es decir que procuró ser sabio y aprender.

 

Usualmente doy mucha importancia al tema del estudio, creo que este tema es muy importante para mí porque estoy convencido de que Dios quiere ser conocido y Él ha decidido en soberanía usarnos como su cuerpo para llegar a la humanidad. No fuimos llamados a estar en el templo 24 horas al día los 7 días de la semana (erróneamente algunos creen que eso es vivir consagrados a Dios), sino que fuimos llamados a ir y llevar a Cristo. Es innegable que el ministerio del apóstol Pablo tuvo un gran impacto debido a los estudios, conocimientos y formación académica que él tenía. También creo que Dios nos manda a ser personas de excelencia, eso implica prepararnos y ser buenos en sea lo que sea que hagamos.

Finalmente, estoy convencido en mi corazón que desarrollar nuestro potencial es una honra a Dios. Muchas personas se lamentan por no tener la vida que desearían y le reclaman a Dios por eso, pero la mayoría de veces tenían todo para lograr sus sueños, ¡Dios ya los había equipado con lo necesario! El error fue que no desarrollaron su potencial.

No te conformes, no dejes que nada apague tus anhelos, por toda tu confianza en Dios y pon manos a la obra también.

 

Alonso Marín, Director Ministerio de Alabanza y Adoración

 

[1] Para ampliar este tema le recomiendo el libro “El escándalo de la mente evangélica” de Mark Noll.

[2] “Amarás a Dios con toda tu mente: por qué no pensamos y por qué deberíamos hacerlo”

[3] https://iglesiaelolivo.com/mayordomia-de-las-promesas-de-dios/


Comentarios

  1. Reyna Patiño : abril 5, 2021 at 12:07 pm

    Me parece un tema muy interesante, porque soy madre y con pesar, he sufrido por la rebeldía de uno de mis hijos a estudiar, a pesar de que cuento con los recursos para apoyarlo y el es cristiano al igual que yo y mis demás hijos. He compartido ahora mismo este contenido con ellos, enviándolo a sus WhatsApp, ya que mis demás hijos están preocupados por este problema de su hermano. Además quiero agregar que Jesús dijo» No des pescado, enseña a pescar». Y no solo a pescar, por decir una profesión, puede ser cualquier otra; lo que vale es que Jesús quería que las personas se capacitarán, aprendiendo un oficio, para que no menfigaran. Y esta es precisamente la causa de la pobreza de muchos: La incapacidad. Gracias por este artículo. Bendiciones infinitas. 🙏❤️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?