El poder de la Resurrección y Vida: Nacidos de Nuevo
0
307

El poder de la Resurrección y Vida: Nacidos de Nuevo

Queremos hablarles de que es ser nacido de nuevo y de qué se trata esa esperanza.

1 Pedro 1:3-4 nos dice: “Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros”

Pedro hablaba acerca del plan de Dios, que tiene para sus hijos, y dice,” Bendito el Dios”. La palabra “Bendito”; es la palabra eulogetos y significa, el que es Digno de ser bendecido. El Dios que resucitó a Jesús de entre los muertos, el que decidió enviar a su único hijo, nos da misericordia y esperanza para nacer de nuevo.

Jesús nos dijo que en el mundo íbamos a tener aflicción. Todos nosotros pasamos por situaciones y circunstancias difíciles en nuestra vida, hay días buenos y días malos; y hay días que nos levantamos con mucha energía, así como otros que nos levantamos arrastrándonos porque se vuelve un día difícil.  No importa si el día es bueno o malo, es a Cristo a quien necesitamos siempre en nuestra vida.

El corazón del evangelio es que Jesús resucitó de entre los muertos. Pablo nos dice en el evangelio que él predica que Jesucristo murió por nuestros pecados, fue sepultado y resucitó al tercer día de acuerdo con las escrituras.

Cuando Pedro nos hablaba en su carta, nos hace saber que el plan de Dios para con nosotros es que tengamos esperanza eterna cuando nacemos de nuevo.

Alguien me decía “todos somos hijos de Dios”. No. Todos somos creaciones de Dios, pero hijos solo aquellos que hemos nacido de nuevo.  Dios quiere que todos seamos hijos, sí; pero depende de nosotros tomar el camino del nacido de nuevo.

No somos nacidos de nuevo por hacer un “check” (voy a la iglesia, leo el versículo bíblico). Esa no es la vida cristiana, ese no es el nacido de nuevo, no es el que confía en el Señor, y no es al que se refiere el versículo. El nacido de nuevo es aquel creyente que muere a sí mismo para que Cristo viva en él, ese es el nacido de nuevo.

El nacido de nuevo es aquel que no regresa a las tinieblas, el nacido de nuevo es el que puede decir ya no vivo yo, más vive Cristo vive en míEs aquel que ya no actúa de acuerdo a su antigua manera de vivir.

Si queremos saber si somos nacidos de nuevo o no; si vivimos conforme a lo que Cristo dice, hagámonos la siguiente pregunta: ¿Desde el momento en que decidimos aceptar a Cristo como nuestro Señor y Salvador, el vocabulario es el mismo o cambió?, ¿nuestra manera de actuar es la misma o no?, ¿seguimos pensando en vengarnos de la gente o no?, ¿seguimos pensando en cómo salir adelante por encima de los otros o no?, confiamos en el mundo?  o preferimos confiar en Dios? El nacido de nuevo da un giro de 180 grados en su vida.

Jesús decidió venir a esta tierra a pasar un tiempo de dificultad, un tiempo donde iba a morir, donde lo iban a vituperar, a rechazar, iban a hablar cosas en contra de Él, lo iban a humillar, pero Él sabía, que eso pasaría. Pero, así cumpliría el propósito de Dios, y sabía que tenía una esperanza eterna mas allá que el tiempo que iba a estar acá

Aunque los sufrimientos y dificultades no desaparezcan, no cesen; cuando conocemos cuál es el plan de Dios para nuestra vida, la perspectiva al enfrentar las dificultades cambia, porque los vemos a través de los ojos de Cristo, porque sabemos que hay alguien detrás operando y sosteniendo nuestra, hay alguien que es nuestro proveedor y sanador, que tiene control por sobre nuestra vida, y que Dios está operando y trabajando en nuestra vida.

Las dificultades de la vida son muchas veces como si estuviéramos en una piscina y nos dieran una piedra, nos empezaríamos a hundir con ella; decidimos si nos aferramos a la piedra y nos hundimos con ella, o si la soltamos.  No nos aferremos a las dificultades de la vida, aferrémonos a la cruz de Cristo, a lo que Dios dice.

Jesús pasó mayor dificultad que nosotros y se aferró a su Padre Eterno.

El mundo hoy nos dice como existe Dios, si hay desigualdad, problemas, dificultades. Si Dios existiera eso no pasa, pero Pedro nos enseñaba algo diferente, que es como Dios existe, él nos da una esperanza eterna a los que nacen de nuevo.

Esa es la esperanza eterna que tenemos, que, a pesar de las dificultades, de los momentos difíciles, tenemos donde correr, tenemos donde ir, en quien esperar, sabemos que cuando estemos en nuestra patria celestial, no habrá más tristeza, ni llanto, va a ver solamente alegría; ese es nuestro consuelo, eso es lo que esperamos. y vivimos en esta tierra para glorificar el nombre de Cristo.

¿Somos de los que en medio de la situación difícil nos quejamos igual que los demás?; O ¿somos de los que decimos mi confianza esta puesta en el Señor?  Cuando nos hemos quedado sin trabajo, cuando nos ha tocado la puerta las deudas, nos preocupamos y vemos como lo solucionamos, ¿o corremos a la cruz de Cristo buscando respuesta y auxilio en medio de la situación?

El nacido de nuevo. es el que vive así, cuando nosotros nos movemos en su propósito sabemos hacia dónde queremos ir.  Es un tema de cambiar nuestro corazón, cambiar hacia donde quien corremos.  No necesitamos un nuevo comienzo, necesitamos un nuevo corazón.

La cruz de Cristo debe ser tu esperanza, podemos tener un nuevo comienzo, un nuevo día, pero solo una razón y esa razón se llama Cristo, la esperanza es Cristo, esa esperanza y esta solo para aquellos que han nacido de nuevo.

Dios es tan Bueno y Misericordioso que siempre está esperándonos para restaurar. Si hay algo que es cierto, y que se va a cumplir, es la esperanza eterna que tenemos en Dios y es nuestra salvación, no hay nadie que nos lo pueda quitar, es una oferta increíble lo que Dios nos hace, que no tiene precio, es tanto lo que vale, que no tiene un monto económico y es la sangre de Cristo. Dios no nos cobra por entregárnoslo.  Dios lo que nos pide es un cambio y un estilo de vida diferente.

Jesús nos hablaba en Juan 3:7 que debemos nacer de nuevo; y nacer de nuevo no solamente para llenar un número en el cielo; sino porque quiere darnos una esperanza eterna y una vida nueva, a cada uno de nosotros.  Al aceptar su salvación podemos tener esperanza, paz, perdón, y redención.

Jesús, nuestro Salvador puede tomar hombres y mujeres desalentadas que no tienen propósito y darles propósito eterno para su vida

Hoy, más que solamente decir que tenemos propósito y esperanza, debemos preguntarnos si realmente podemos decir que hemos nacido de nuevo, si estamos viviendo de esa manera. Nacer de nuevo no significa que no vamos a tener problemas, adversidades, nacer de nuevo no significa que no vamos a tener dificultades, nacer de nuevo es que nuestro estilo de vida es totalmente diferente a como la vivíamos antes, nacer de nuevo es que no cuestionamos a Dios en lo que nos dice que tenemos que dejar de hacer

La pregunta que queremos hacerles es, ¿Hemos ha nacido de nuevo realmente?  El que es nacido de nuevo obedece y no negocia, el que es nacido de nuevo busca que es lo que Dios quiere.

Seamos testimonio de como Cristo actúa y vive en nosotros, nuestra esperanza esta puesta en Dios

El mundo nos va a fallar y hay cosas que usted pensamos que van a suceder y que no suceden al final.  No

Hoy nos encontramos con muchas corrientes ideológicas que dicen ser buenas y están muy alejadas de lo que dice la Palabra de Dios, y vemos a gente corriendo hacia esos lugares porque suena más bonito, más adaptable a lo que la sociedad actual, por que suena más a contemporáneo, más comprensivo, más inclusivo y muchas veces nos dejamos engañar por eso. No perdamos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la Fe.

Dios es el único que puede marcar y puede decirnos como debemos nosotros actual.  Nuestra manera de vivir tiene que estar apegado a lo que dice la palabra de Dios

Respóndase en su corazón, ¿Eres nacido de nuevo?, ¿Cree que es nacido de nuevo? ¿Ha cambiado su manera de vivir? ¿O actúa como antes? ¿La gente nuestro alrededor ve algo diferente? ¿Caminas en luz o en tinieblas? ¿Cuál es nuestra actitud ante el pecado? ¿Somos permisivos hacia el pecado? ¿Repudiamos el pecado? ¿Consentimos el pecado o lo alejamos de nuestra vida?

El nacido de nuevo busca a Cristo a pesar de las circunstancias, es aquel que nada contra corriente, que sabe que el día que el tiempo que esta tierra termine, va a abrir sus ojos y va a ver a su Rey y su Dios cara a cara.

Dios no está acá para condenar a nadie, Dios está aquí para aquellos que nunca le han entregado su vida a Él, para decirles que Él les ofrece salvación una esperanza viva, está aquí para aquellos que en el camino se han desviado un poco, como aquel hijo prodigo. Dios está con los brazos abiertos esperándonos, porque Dios nos da una oportunidad el día de hoy.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

/**/ //GOOGLE ANALYTICS - Derek - 2024
Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?