"Mensaje a las 7 Iglesias": Carta a Pérgamo
0
43

«Mensaje a las 7 Iglesias»: Carta a Pérgamo

Las cartas de Apocalipsis no se leen literal, la Biblia no se lee literal, existe un receptor primario y uno secundario, eran iglesias reales en Asia menor ahora Turquía, eran problemas que ellos estaban viviendo como tal, pero ahora son una representación de nosotros hoy en día como iglesia, tanto de la iglesia local, global y cada uno de nosotros como iglesia que somos.

Apocalipsis 2:12-17 “Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto: Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás. Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.” El Señor dice – ¿sabes que?, yo conozco tus obras.

El Señor conoce quienes somos y es importante entenderlo, Él conoce si somos hijos de Dios o si somos hijos de Satanás por lo que hacemos. Cuando el Señor hablaba con los fariseos y ellos decían que eran hijos de Abraham; Él les dijo – no, son hijos de Satanás – porque las mismas obras del diablo estaban en sus corazones, porque querían asesinar a Jesús. En este lugar Pérgamo, es donde estaba el trono de Satanás, donde él moraba, pues este lugar era una cuidad de dioses, templos y festivales paganos, era el centro de adoración a Zeus, Afrodita, Atenea y donde comenzó la adoración a Cesar.

Primero comenzó la adoración a estos ídolos, pero el hombre luego cayó en el mismo pecado de Satanás y quiso ser adorado él. La gente venia a este lugar para sanidad de estos dioses paganos, venían y ofrecían sacrificios humanos para ellos, había prostitución en los templos, había fornicación y lujuria, por eso Jesús le llamó a este lugar: el sitio donde habitaba Satanás.

Hoy en día existen ciudades, donde habita Satanás de la misma forma, donde las personas llegan y entregan dinero y comida a los pies de los ídolos, lo hemos visto y así es porque la tradición se los enseña, porque sino tienen miedo a lo que los ídolos les van a hacer. Toda adoración a los ídolos, toda religión del mundo sin Cristo es lo mismo, son hombres y mujeres pidiéndole a las deidades que por favor los perdonen por sus pecados, creyendo que porque dan cosas su conciencia va a ser limpiada, pero nunca lo va ser, es un engaño que ha estado por miles de años en la tierra.

No solo hay que tener una piedra enorme de oro o un ídolo frente a nosotros para que en ese lugar sea gobernado por Satanás, donde reina el pecado, la lascivia, los excesos y los pleitos ahí mora Satanás. Hay otros lugares que combinan las dos cosas, que combinan los pecados de hoy en día con los ídolos.

Hong Kong, es una de las ciudades más modernas del mundo, pero la gente vive vacía. Si le preguntamos a cualquier ciudadano de este país en que cree, no saben contestar, no son budistas, a pesar de que tienen un buda en cada uno de sus restaurantes y tiendas, el dios de dicho lugar es el dinero, todos viven y se levantan para hacer dinero. En la montaña más alta, tienen uno de los budas más grandes que hay en toda Asia: el de la prosperidad , que «los ve» desde arriba y desde ahí los engaña, y los tiene en su mano, nadie se da cuenta porque están muy ocupados con su día a día.

El pueblo dice que es tradición, que es protección y trae fortuna, pero la realidad es que trae muerte, es engaño y mentira de este mundo. Nosotros como sociedad no estamos tan largo de eso, hoy en día los jóvenes adoran más que nunca lo material, compiten inclusive dentro de la iglesia por quien tiene el mejor puesto o si llega a ser manager primero, a tener más, el mejor carro, las mejores cosas y se nos ha olvidado lo importante, igual de engañados que el pueblo de Hong Kong, personas que cada día están más entregadas a sus pasiones y deseos carnales, diciendo que “somos abiertos”, “soy abierto con mi sexualidad”, y eso es una mentira, porque la realidad es que están llenos de pecado.

Son muy pocos los matrimonios mayores de cuarenta años que no tuvieran un episodio de infidelidad en sus vidas, y eso es muy lamentable, inclusive dentro de la iglesia los niños bombardeados por la basura del mundo, por el reggaetón que es pornografía auditiva. En las fiestas familiares se ve a los niños bailando este tipo de música y las personas se ríen de eso, mientras que no entienden que los están entregando a las pasiones, al movimiento de este mundo, las películas cargadas de brujería y contenido sexual explicito. La corrupción esta peor que nunca y se va a poner peor, porque así es este mundo, el mundo cada vez se pondrá más complicado y así lo dice la Biblia.

Un filósofo y hombre de mucho dinero, dijo: “todo hombre tiene su precio, lo que le hace falta es saber cual es”, esa es la naturaleza de todos los hombres, nos vendemos por dinero al pecado, todos somos así, cada uno de nosotros teníamos nuestro precio, pero nuestros precios fueron pagados por nuestro Señor Jesucristo, con su sangre pagó por nosotros. Todos somos engañados como sociedad, creemos que porque hacemos rituales religiosos ya todo se soluciono, y no es así, ni cerca de lo que la palabra nos enseña, de como debemos vivir como cristianos.

La palabra dice, “pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás” Apocalipsis 2:13. En Pérgamo estaban siendo asesinados los cristianos, pero había un remanente que se mantenía santo en medio de las garras de Satanás en Pérgamo y el Señor les habló y les dio fortaleza, esperanza por medio de esta palabra, por eso es tan importante; pero el Señor también los corrigió, y les dijo “tengo unas pocas cosas contra ti”. Había retenido el nombre del Señor, habían sido fieles a la palabra, pero Él tenía unas pocas cosas todavía contra ellos. El padre que ama disciplina y eso es verdad, y el Señor esta llamado a hacernos como iglesia, a perfeccionarnos y llevarnos de gloria en gloria, por amor a su nombre.

Los dos problemas de Pérgamo tenían la misma raíz: eran problemas doctrinales.  ¿Qué es doctrina? La doctrina son las enseñanzas bíblicas que se basan en principios, como la redención, la sustitución y la gracia, el problema es que la iglesia no conoce esos principios, y muchas veces no sabemos explicarla, debemos entender de eso porque una persona que no entiende su salvación muy probablemente no conoce a Cristo.

La iglesia primitiva, en Hechos 2:42 mantenían tres cosas fundamentales: la comunión unos con los otros y el partimiento del pan, la oración y perseveraban en las doctrinas de los apóstoles, la enseñanza de Jesucristo – lo que el Señor les había enseñado – mientras que los judíos no.  Podemos entrar a una sinagoga y ver a un rabino o un maestro sentado alrededor con muchos niños leyendo la Torá y ellos se la aprenden, pero no la entiende y la leen con euforia cuando vienen las partes más eufóricas, Jesús no, el Señor enseñaba el nuevo tiempo que venía, el tiempo de la gracia, donde nuestros pecados fueron perdonados por su sangre, por eso ellos comenzaban a enseñar la doctrina a las personas, para que entendieran y se pudieran defender cuando llegaran los tiempos de doctrina falsa a la iglesia.

Actualmente nosotros vivimos en los tiempos de mayor doctrina falsa de toda la historia, todo el día pasamos bombardeados por doctrina, y el 90% de esa doctrina no es bíblica, es falsa, eso pasaba en Pérgamo, había falsa doctrina en la Iglesia.

Apocalipsis 2:15-17 “Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca. El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.”. No todos creían esto, retenían a aquellos que creían en Balac y la doctrina de los nicolaítas, una de esas doctrinas era externa y la otra era interna, una venía de afuera de la Iglesia y la otra venía de dentro de la Iglesia, los dos eran problemas doctrinales que la iglesia tenía.

Balac era externo, fue un profeta que conocía a Dios y hablaba con Él, pero era rebelde con el Señor, sabía muy bien quien era Jehová, pero quería hacer lo suyo porque su corazón estaba lleno de las pasiones del mundo, de riquezas. Balac viene de afuera porque no era israelita, era de un grupo selecto de personas como Melquisedec, Jetró suegro de Moisés, que conocían a Dios, pero no eran israelitas.

Este hombre fue contratado por Balac, en el tiempo donde Israel estaba en el desierto y faltaban dos años para llegar a la tierra prometida, este rey vio a lo largo al pueblo de Israel y le tuvo miedo, así que contrató a este profeta y le dijo “ocupo que maldigas a Israel”. Números 22:6 “Ven pues, ahora, te ruego, maldíceme este pueblo, porque es más fuerte que yo; quizá yo pueda herirlo y echarlo de la tierra; pues yo sé que el que tú bendigas será bendito, y el que tú maldigas será maldito”.

El Rey Balac le ofrece riquezas de todo tipo a Balaam y Balaam se vende y le enseña al pueblo de Moab cómo hacer caer a Israel que representa la iglesia, les enseña a comer cosas sacrificada a los ídolos y a cometer fornicación, caer en pecado sexual, estamos invadidos más que nunca de estas doctrinas de todo tipo. Nuestro enfoque debe ser las doctrinas de Cristo y no lo de afuera, no es el pecado es Jesús.

Existe la doctrina de la prosperidad donde muchos «predicadores»  viven para pedirle dinero a la gente, se crean grupos de música cristiana solo para hacer dinero y fama, desvían la atención de la gente de lo que es verdaderamente importante, mantienen al cristiano en un “statu quo” esperando recibir la nueva revelación de aquel, y no han entendido que ese no es el llamado de la iglesia, «no es comer hasta engordarse»; es ir afuera a predicar la Palabra de Cristo, es diferente aprovechando los recursos de la iglesia para eso, y muchos llegan a creer que cuando tienes mucho es porque somos un buenos siervos de Dios, y cuando no tenemos nada es porque muy probablemente estemos en el juicio de Dios por nuestros pecados.

Esa no es la realidad nuestro Señor no tenía ni una moneda, el dinero era poca cosa para Él, pero vivimos en tiempos de predicadores que hablan de dinero y nos dicen que el Señor nos va a bendecir y bendecir con cosas económicas y eso no puede estar más lejos de la palabra del Señor.

En Levítico el Señor puso el tiempo del jubileo, en Levítico capítulo 25, era un tiempo especial que el Señor había hecho porque sabía que los israelitas eran fanáticos del dinero y les gustaba hacer plata; así que el Señor pone este tiempo, que era el tiempo donde todo se devolvía, el año del jubileo las cosas que habíamos comprado, los terrenos se devolvían al dueño original, las deudas eran canceladas y todos volvían a empezar de cero porque Dios no nos diseñó para ser ricos; Él nos diseñó para depender de Él y en el último año nadie cosechaba nada, Dios no lo permitía, ni recogían nada porque ese año dependerían de Jehová, su dador.

Dios nos hizo para depender de Él y depender del Señor es lo mejor que podemos hacer. No fuimos llamados a ser ricos ni a ser conocidos, pero si Dios nos bendice es para dar y si nos hace ser conocidos es para su gloria.

Otra doctrina es el judaísmo y están igual de perdidos que las otras religiones, porque sin Cristo todos estamos perdidos. Hay cristianos que dicen hay que volver a los principios judíos y celebran las fiestas judías y celebran el Yom Kippur que son diez días en los cuales los judíos se lamentan por sus pecados. Todos nos debemos lamentar por nuestros pecados pero estos fueron sanados y limpiados por nuestro Señor Jesucristo y ya somos libres de eso, el Señor tomó nuestros pecados y los lanzó en el fondo del mar y nunca más se acordará de ellos. El día que estemos frente al Señor tenemos abogado por medio de Jesucristo.

También esta el cristianismo liberal que acepta lo que el mundo acepta, las perversiones del mundo porque están de moda, la verdadera iglesia nunca va a ser popular, porque es la conciencia de la gente, son las leyes del Señor en el corazón de la gente que no lo conoce que le molesta, somos quienes molestamos con amor, pero les incomodamos.

Para eso fue llamada la iglesia, por eso fuimos llamados y seremos juzgados y perseguidos. También existe el «coaching cristiano»: esta palabra no la encontramos en la iglesia, y es tan peligrosa, muchos cristianos agarran a esos “coach” y les pagan y los siguen como si fueran pastores y ministros que el Señor puso ante ellos, y ser llamado al ministerio es algo muy serio.

En 1 Timoteo 3, leemos lo que Pablo les escribe a aquellos que sienten el anhelo por servir al Señor, hay requisitos para esto, hombres de una sola mujer, que tengan su casa en orden, vivan con buen testimonio y muchas otras cosas que el Señor enseña acerca de los que son llamados a servirlo a Él, pero lo más peligroso es que estas practicas mezclan la psicología, practicas de nueva era donde el hombre tiene poder y su mente tiene poder, mezclan esto igual que los nicolaítas.

Mezclaban la verdad bíblica con principios paganos, movimientos defensores de la fe que es gente que tienen conocimiento, pero poco carácter, porque para el hombre es muy fácil crecer en conocimiento, pero el carácter crece a un ritmo distinto, critican a todos aquellos que no tienen el mismo conocimiento, los llaman herejes por doctrina general, por cosas que no son importantes, lo que nos debe unir es lo fundamental. Defienden la fe humillando a otros, haciendo división entre la iglesia del Señor.

En Hechos 18, estaban Priscilla y Aquila, discípulos de Pablo, una pareja usados en el ministerio del Señor, y se encuentran a Apolos de Alejandría un hombre culto, era bueno para predicar, pero no tenía la revelación completa, él predicaba el bautizo de Juan porque era lo que le habían enseñado, pero aún no había escuchado de Jesucristo. Cuando Priscilla y Aquila lo escucharon predicar, lo llamaron aparte y le enseñaron este «camino nuevo», lo instruyeron en el camino del Señor, un camino más excelente en Jesucristo y le enseñaron con amor a Apolos, el cual llegó a ser un líder poderoso de la iglesia.

Movimientos políticos, nuestra pelea no es políticos, que pelean por cosas que van en contra de la Palabra de Dios para mantener un “statu quo”, cuidar sus cosas y estar bien ellos. Los cristianos no votamos por un partido específico, por encima de cualquier cosa esta nuestra fe y nuestros principios, nuestra batalla nunca va a ser contra carne ni sangre.

Miedo a las maldiciones, el movimiento que representa mejor a la doctrina de Balaam, este fue contratado para maldecir Israel, cuando Balaam llega al monte donde va a maldecir Israel comienza a hablar, pero el Señor no lo deja y comienza a bendecir a Israel, porque lo que Dios bendice el hombre no lo puede maldecir, porque aquel que esta en Cristo no puede ser maldito por las cosas del mundo. No podemos vivir bajo miedo a lo que nos enseñaron, si estamos en Cristo vivimos bajo la sangre del Señor y el Señor cuida de nosotros.

Muchos cristianos viven atemorizados por las obras del enemigo y temen a esto, su doctrina es el miedo, en 2 Samuel, dice que estaba David lo estaban persiguiendo, maldiciendo y apedreando, llega uno de sus soldados y le dice – ¿qué quieres que haga Señor, quieres que los mate? -, y David le dice – no déjalos y dice estas palabras: “quizás el Señor mire mi aflicción y me devuelva bien por su maldición de hoy” , David sabía en quien confiaba y que por encima de cualquier maldición estaba su Señor, no podemos vivir con miedo porque estamos en Cristo.

Por último, había otro problema interno que eran los nicolaitas, venían de Nicolás, un hombre que fue un líder de la Iglesia, pero nunca conoció a Cristo realmente, su doctrina era una mezcla entre cristianismo y paganismo, si hay algo que aborrece Dios son las mezclas, a los tibios, no podemos creer en Cristo y leer el horóscopo o tener crucifijos o santos como amuletos de la suerte, no podemos hacer eso estamos combinando nuestro cristianismo con paganismo.

Muchos serán engañados con estas doctrinas, porque no abrían su Biblia, ni tenían una relación con el Señor. La persecución no ha dañado la iglesia, la ha hecho más fuerte, lo que ha dañado la iglesia, es la misma iglesia y las doctrinas equivocadas que salen de ella. Está en nosotros que cuidemos las cosas que el Señor nos ha dado, debemos cuidar nuestra salvación, no porque la podamos perder, sino porque nuestra vida seria un calvario lejos del Señor y el Espíritu Santo estaría apagado en nosotros.

El Señor termina y dice: “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.” Apocalipsis 2:17.

El maná el Señor lo usa como un simbolismo, “el maná escondido” las cosas ocultas de Dios, y aquel que venciere el Señor le dará maná escondido, el pan tiene una característica tan importante en la humanidad, es el alimento más comido y alimenta multitudes, y el Señor dice “quien guardare esta palabra”, no importa quienes seamos tendremos de este maná escondido, de este pan que el Señor ha preparado para todos, porque el Señor soñó que todos llegáramos a Él y que ninguno se perdiera.

Sobre el significado de la piedrecita blanca, los teólogos dicen que hay tres posibilidades del significado de esta piedrecita, el primero podría referirse a un procedimiento jurídico, cuando había un juicio en tiempos de la antigua Grecia, y si el jurado pensaba que alguien era culpable o inocente: si era inocente ponían una piedrecita blanca y si era culpable ponían una piedrecita negra y al final contaban a ver que decía el jurado.

La segunda opción es que en aquel tiempo había una piedrecita blanca servía como amuleto de la suerte, una tradición pagana e inclusive si estaba escrito algo que solo la persona conocía tenia doble eficacia, pero es raro que el Señor se refiera a una practica pagana para explicarnos un regalo que Él nos va a dar, entonces muy probablemente esto tampoco sea.

La tercera teoría es que la entrada era común que la entrada al teatro o a un banquete especial fuera una piedrecita blanca y en ella ponían el nombre de cada persona, y ese era acceso a ese banquete y momento especial. No sabemos si ese es el significado, pero es increíble pensar que esa piedrecita es la entrada donde el Señor pone nuestro nombre, y es un nombre nuevo, porque estamos en una nueva naturaleza, estaremos con Él en las bodas del cordero, en el banquete, sentado junto a todos los santos, a todos aquellos que vencieron al mundo, que mantuvieron su fe y ahí comeremos el maná escondido de Dios.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?