En Cristo Soy: ¿Cómo debe vivir un Cristiano?
0
468

En Cristo Soy: ¿Cómo debe vivir un Cristiano?

Para tener un mejor entendimiento de nuestra identidad en Dios como creyentes es de suma importancia tener claro qué fue lo que diseñó el Señor para nuestras vidas.

Lucas 4:3-13 dice:

3 Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios. 5 Y le llevó el diablo a un alto monte, y le mostró en un momento todos los reinos de la tierra. Y le dijo el diablo: A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada, y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos. 8 Respondiendo Jesús, le dijo: Vete de mí, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás. 9 Y le llevó a Jerusalén, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, échate de aquí abajo; 10 porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden;11 y, En las manos te sostendrán, Para que no tropieces con tu pie en piedra.12 Respondiendo Jesús, le dijo: Dicho está: No tentarás al Señor tu Dios. 13 Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo.”

El Señor estaba en el desierto ayunando ya que sabía que se avecinaba una prueba importante donde el enemigo lo atacaría y así fue. Planeó tres ataques contra Jesús, todos relacionados a su identidad como hijo. Lo mismo intenta hacer con nosotros. Al no poder tocar nuestra salvación comienza a ponernos pensamientos que nos llevan a vivir una vida de cristianismo sin propósito, miserable, a hacernos preguntas tales como ¿si somos hijos de Dios por qué pasamos por pruebas? Y en ocasiones hasta llegamos a poner en tela de duda nuestra calidad de hijos. El enemigo gana en el momento en que nos creemos sus mentiras.

Toda la vida tendremos que luchar; pero el Señor nos regaló una armadura porque habría batalla y peleamos porque somos victoriosos en Él. Jesús venía muy cansado, con hambre, sin embargo, venía poderoso espiritualmente y le respondió a Satanás con principios de verdad mencionando Deuteronomio 8:3, el cual dice:

“Y te afligió, y te hizo tener hambre, y te sustentó con maná, comida que no conocías tú, ni tus padres la habían conocido, para hacerte saber que no solo de pan vivirá el hombre, más de todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.”

En el segundo ataque Satanás le pidió que le dejara de ser fiel a Dios y le comenzara a ser fiel a él. El enemigo nos ataca de esta manera a nosotros también, nos engaña con mentiras ya que quiere que le sirvamos.

En el tercer ataque, Satanás le preguntó a Jesús que si Él era hijo ¿cómo su Padre no lo iba a aguardar de esa difícil situación? A nosotros nos dice lo mismo, nos pone ideas de que si somos hijos no deberíamos de estar pasado por situaciones complicadas, pero si compramos esas mentiras que Satanás pone en nuestra mente, se puede venir abajo todo lo que Dios ha estado obrando en nuestra vida. Ante esto, El Señor le respondió con más Palabra bíblica, en este caso con Deuteronomio 6:13, el cual dice:

“A Jehová tu Dios temerás, y a él sólo servirás, y por su nombre jurarás.”

¿Qué es la identidad?

Un arrepentimiento genuino de nuestra vida pecaminosa y el entrar a la presencia de Cristo transforma nuestra identidad. Dejamos de ser lo que queremos ser y pasamos a ser lo Dios dice y quiere que seamos y cuando esto sucede las obras que realizamos son solo consecuencia de lo que somos, no la razón para nosotros ser.

La identidad cristiana no está relacionada con autoestima. La palabra autoestima no es bíblica, es un término psicológico. Algunos más bien la llegamos a tener tan elevada que nos impide ver lo que Dios quiere que hagamos. Es comprensible que en ocasiones no nos nazca hacer algo, pero lo hacemos como sacrificio de obediencia a Dios por amor, y es que el sacrificio va en contra de la autoestima, ya que esta hace que nos pongamos en primer lugar. Si algo nos incomoda, pero sabemos que con eso agradamos a Dios hagámoslo con más ganas aún, y con esto le daremos una ofrenda fragante.

¿Qué significa “estar en Cristo”?

Pablo nos enseña lo que es estar en Cristo en todo momento. Significa que a donde Él vaya nos va a llevar también. Puede ser que estemos en el lugar más recóndito y peligroso pero su protección siempre estará con nosotros. Dios permite que ciertas circunstancias sucedan, pero jamás nos dejará, el enemigo no puede impedir esto, pero puede hacernos pensar que no es cierto si nosotros se lo permitimos.

Cuando estamos en Cristo sabemos que lo que dice la Biblia es nuestra verdad y esta dice que Dios nos va a ir perfeccionando hasta el día de la venida de Cristo; además que todas las promesas de su Palabra se van a ir cumpliendo en nuestras vidas conforme caminemos con Él.

No creamos en la mentira de que cada vez que nos equivocamos el Padre nos rechaza, el Señor siempre nos perdona. El amor de Dios es más grande de lo que podemos imaginar. El Señor quiere que seamos uno solo con Él.

¿Cómo hago para estar en Cristo?

Juan 3:16 dice: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.”

El Señor entra en nosotros y siembra algo tan poderoso que todo en nuestro interior comienza a ser transformado a un punto donde sucede un cambio real y físico que otros comienzan a notar y también van a querer lo mismo para ellos.

Si somos cristianos, pero vivimos una vida de impíos mejor no digamos que lo somos ya que manchamos la transformación que Dios hace. Si estamos en el proceso debemos tener claro que la transformación es gradual.

Si queremos estar en Cristo tenemos que demostrar amor, perdón, reconciliación y temor a Dios. Sentiremos que hay algo que nos incomoda cuando pecamos, es fruto de una vida regenerada. Debemos también buscar tener relación con Dios a diario, congregarnos, leer la palabra y orar. Es una conexión que queremos tener todos los días con Él porque le amamos.

La paz de Cristo no es el no tener problemas, es reconocerlo en medio de ellos y tener la certeza de que nos ayudará.

¿Cuál es el resultado de estar en Cristo?

2 Corintios 5:17 dice: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.”

Si estamos en Cristo y nos sujetamos a Él, hará que las cosas viejas dejen de ser y todo lo hará nuevo.

Cuando estamos en Cristo la óptica de todo lo que sucede alrededor cambia porque vemos propósito en todo lo que sucede. No solo le bastó con perdonarnos, sino que vino a transformarnos pese a que no tenía que hacerlo. Depositó el Espíritu Santo en nosotros para que ahora trabajemos en su obra y en sus propósitos. Eso es ver el amor del Padre inmerecido.

Compartir

Otros Sermones de Esta Serie

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¿Necesitás contactarte con nosotros?
Hola 👋
¿Cómo podemos ayudarte?